|  Edição Portugal
Compartir:
Facebook
Twitter

Doctor Juan Ballester Prefasi

Dentista y gobernador del Distrito 2203 de Rotary Spain

El doctor Juan Ballester Prefasi es dentista en Denia (Alicante) y actualmente ostenta el cargo de gobernador del Distrito 2203 de la delegación española de Rotary International, que abarca Islas Baleares, la Comunidad Valenciana, Murcia, Andalucía, Ceuta y Melilla; en total, cuenta con 71 clubes y 1.700 miembros. Esta organización de servicios humanitarios y educativos, formada por líderes profesionales y empresariales, desarrolla una amplia variedad de proyectos, muchos de ellos locales, pero también algunos internacionales de gran repercusión, tales como la erradicación de la polio o la reconstrucción de Haití.

Maxillaris. ¿Cuáles son los principios básicos que rigen Rotary International?
Doctor Ballester. Es una organización de servicios humanitarios y educativos; se fundó en 1905, en Chicago (Estados Unidos). Las personas que componen Rotary son voluntarios, denominados rotarios, y fundamenalmente proceden de profesiones liberales y el mundo empresarial. Actualmente, somos 1.234.000 miembros, por lo es la entidad humanitaria más grande del mundo. Entre nuestras acciones más significativas está combatir el hambre, prevenir y erradicar las enfermedades, proteger la salud materno-infantil y colaborar en la resolución de conflictos. Nuestro carácter es aconfesional y apolítico.

Maxillaris.¿Rotary se podría catalogar como una ONG o va mucho más allá?
Doctor Ballester. Aunque a veces se nos ha definido como una ONG, no es así. Nosotros no nos centramos en un proyecto específico, sino que abarcamos multitud de iniciativas humanitarias y educativas que pretenden aportar mejoras a la sociedad. A través de los clubes o mediante la colaboración nacional e internacional de éstos, se promueven acciones de diverso tipo; además, también se conceden becas para estudiantes y se favorece el intercambio temporal de jóvenes, para que conozcan otras culturas y se formen.

Maxillaris.¿Cuál es la estructura de Rotary?
Doctor Ballester. Los más del 1.200.000 rotarios se distribuyen en 34.000 clubes, que están presentes en unos 200 países. La unidad básica de funcionamiento son los clubes rotarios y éstos, a su vez, se agrupan en distritos. El conjunto de varios distritos forma una zona. Particularmente, formo parte del Club Rotary de Denia, que tiene 17 miembros, y del que fui presidente. En la actualidad, soy el gobernador del Distrito 2203, que abarca Islas Baleares, la Comunidad Valenciana, la Región de Murcia, Andalucía, Ceuta y Melilla. Este Distrito está formado por 71 clubes que suman 1.700 rotarios. En España hay otros dos distritos, con cifras similares.
En el plano mundial, las decisiones las toma Rotary International, que es nuestra matriz y la entidad que promueve las acciones globales, que requieren la implicación de todos los clubes. Asimismo, existe la Fundación Rotaria, destinada a prestar apoyo económico a los proyectos que presentan los clubes y que, por su envergadura, requieren de esta ayuda.

Maxillaris.¿Cómo es la dinámica de funcionamiento?
Doctor Ballester. Si un club desea hacer un proyecto para su localidad o comarca, como es autónomo, basta con que lo apruebe su junta directiva. En función de su iniciativa, podrá ponerse en contacto con el distrito o con las instituciones competentes, como pueden ser el ayuntamiento o la consejería de cualquier comunidad autónoma. En los proyectos internacionales, se puede compartir la ayuda con otros clubes y distritos de otros países, y también con la Fundación Rotaria. Por ejemplo, en el Distrito 2203 tenemos un gran proyecto por delante denominado Rotary por Lorca. Con él pretendemos rehabilitar un edificio afectado por el terremoto que afectó a esta localidad murciana el pasado año. Es un proyecto de gran envergadura que necesita la implicación del Distrito. En estos momentos, estamos pendientes de que el Ayuntamiento de Lorca nos confirme qué edificio podemos rehabilitar.
Recientemente, también a través de nuestro Distrito, realizamos la Operación Kilo en Baleares. Consistía en recaudar alimentos para repartirlos entre los más necesitados. El éxito fue increíble porque alcanzamos 71 toneladas de alimentos.
Aunque proyectos como este último son muy notorios, los clubes siempre están trabajando en acciones locales que, pese a ser más modestas, son igualmente importantes. Por ejemplo, en mi club de Denia trabajamos en la adquisición de unidades de salvamento marítimo, la concesión de becas para el conservatorio de música, la disposición de medios para facilitar a los minusválidos el acceso a las playas, etcétera. Rotary no está para beneficiar a los rotarios, sino a la sociedad. Un aspecto importante de nuestra organización es que asumimos los proyectos en su integridad. Nuestra labor no es poner dinero, sino idear un proyecto, financiarlo y materializarlo.

Maxillaris.¿Qué relación tiene Rotary con las instituciones políticas españolas?
Doctor Ballester. Muchos ayuntamientos o comunidades autónomas ya conocen nuestra labor. La organización
Rotary se caracteriza por su predisposición a colaborar en el plano humanitario. Lo primero que les decimos a las instituciones es que deseamos ofrecer, no pedir. Este planteamiento nos abre muchas puertas. Posteriormente, de acuerdo con la autoridad competente, detallamos nuestros proyectos y fijamos un objetivo concreto.

Maxillaris.¿Cuál es el papel internacional de Rotary?
Doctor Ballester. Tenemos un peso muy importante y se nos respeta mucho. Un dato significativo es que cuando se creó la ONU, en 1946, se copió la estructura de Rotary. Contamos con muchos contactos dentro de esta entidad, pero también en otras instituciones y gobiernos.
Nuestro proyecto estrella internacional es la erradicación de la polio. Empezamos con él en 1954, cuando se detectaban en el mundo mil casos nuevos al día. En 1988 ya sólo se producían mil casos al año. Debido al éxito de nuestra labor, la Organización Mundial de la Salud, Unicef y el Centro Europeo de Prevención de las Enfermedades Infecciosas también se unieron a nuestro programa. Actualmente, la polio está erradicada en el 99 por ciento del planeta, sólo hay cuatro países afectados: India, Afganistán, Pakistán y Nigeria, aunque en la India no se produjo ningún caso el año pasado. Tenemos esperanzas de que en un par de años podamos afirmar que la polio se ha erradicado por completo.
En este proyecto tenemos la ayuda de muchos organismos internacionales, incluso la Fundación Bill y Melinda Gates ha contribuido económicamente. La vacuna antipolio, denominada Sabin, se administra por vía oral; sólo dos gotas en la boca de un niño son suficientes para que quede inmunizado.
La comunidad internacional en su conjunto valora muy positivamente nuestra labor en este proyecto, pero es cierto que en los países que he citado aún debemos superar algunos obstáculos, generados por los conflictos bélicos o la falta de registros de la población.
Aparte de la campaña antipolio, también realizamos otras acciones de gran envergadura, tales como combatir el hambre en el cuerno de África o prestar ayuda para la reconstrucción de Haití. Por ejemplo, en este país americano hemos facilitado casas prefabricadas a la población. Siempre actuamos del mismo modo: si hace falta un servicio, nosotros lo financiamos, todo o una parte importante, y después lo ejecutamos. Prestar sólo ayuda económica no es nuestra labor.

Maxillaris.¿Cuál es el perfil del rotario?
Doctor Ballester. En cierto sentido somos elitistas, pero no desde el punto de vista económico. Somos selectos a la hora de elegir a nuestros miembros porque demandamos unas características concretas: honradez, justicia, confianza, iniciativa, capacidad de realización de proyectos y disposición para ejecutarlos.
Los propios clubes rotarios se encargan de detectar a las personas que en su localidad cumplen estos requisitos y se les formula una invitación. Este método nos permite contar con los profesionales y los empresarios líderes de cada localidad. Además, como deseamos representar a nuestro pueblo o ciudad de la mejor manera posible, elegimos a un miembro de cada profesión: un abogado, un dentista, un arquitecto, un pediatra, un banquero, etcétera. Este es el principio general, pero tenemos cierta permisividad en el sentido de que varios rotarios pueden tener la misma profesión si no superan el diez por ciento de los miembros. En cualquier caso, no acotamos las profesiones desde una perspectiva general; por ejemplo, no hablamos de médicos sino de traumatólogos, estomatólogos u oftalmólogos.
En nuestra sociedad, hay muchos rotarios que aún no lo son porque no conocen Rotary. En todas las ciudades hay personas que podrían incorporarse a nuestra organización porque cumplen con nuestros criterios, de ahí que nuestra labor sea identificarlas e invitarlas a que se sumen.

Maxillaris.¿Cómo entró en Rotary y cuál ha sido su evolución?
Doctor Ballester. Entré en la organización en 1984. Me hablaron de ella, me invitaron a algunas reuniones y me gustó el carácter de las mismas. Comprobé que encajaba en la filosofía de colaborar para mejorar la calidad de vida de mis semejantes y entendí que tenía capacidad para implicarme en los proyectos. La organización me ha aportado mucho, sobre todo en el aspecto humanitario; creo que me ha enseñado a ser más equilibrado con las personas.
La filosofía de la organización ha permanecido invariable desde que entré en ella, aunque sí ha habido cambios en la mecánica, para adaptarnos a los nuevos tiempos. Particularmente, he participado activamente en muchos proyectos de mi club de Denia y en un momento dado alcancé la presidencia del mismo. Posteriormente, llegué al Distrito 2203, donde tuve el cargo de asistente del gobernador durante tres años. Por último, mi club me presentó a la elecciones para el puesto de gobernador y salí elegido. Todos los cargos en Rotary duran un año, por lo que seré gobernador hasta el próximo 30 de junio.
En líneas generales, ¿conoce la ciudadanía su labor?
Doctor Ballester. La sociedad, en su conjunto, aún no conoce nuestra organización, por eso es importante que hagamos un esfuerzo en este sentido, para decir claramente lo qué somos y a qué nos dedicamos.
El problema de nuestra organización en España viene de la época de la dictadura. Rotary empezó a funcionar en nuestro país en 1917, pero en 1936 suspendió sus actividades y no volvió a resurgir hasta 1976. En la etapa franquista, la Iglesia tenía un gran poder y no admitía que hubiera otra moral que no fuera la suya. Los juicios de lo correcto o incorrecto se hacían bajo su única perspectiva. Nosotros somos una organización aconfesional y apolítica, por lo que no entramos en las creencias religiosas de las personas, pero durante la dictadura estuvimos vetados.
Con la llegada de la democracia, Rotary volvió a renacer en España y el primer Distrito se creó en 1982; por lo tanto, pese a tener casi un siglo de historia, podemos decir que somos una organización joven.
Actualmente, con la Iglesia tenemos una buena relación, reconoce nuestra labor e incluso desde sus altas esferas, con el Papa Juan XXIII, se nos pidió perdón públicamente. Este último verano el Papa Benedicto XVI recibió en audiencia privada a nuestro presidente de Rotary International, Kalyan Banerjee, y a su esposa Binota.
Como ya he comentado, el desconocimiento que tiene la ciudadanía de nuestra organización no se produce en las instituciones; los ayuntamientos, las diputaciones o las comunidades autónomas sí saben de nuestra labor. Además, existen rotarios que en estos momentos ocupan cargos representativos, tales como el presidente del Gobierno de las Islas Baleares, José Ramón Bauzá, o el presidente de la Comunidad Valenciana, Alberto Fabra.

Maxillaris.¿Procede de la época de la dictadura la confusión existente entre Rotary y la masonería?
Doctor Ballester. Efectivamente, muchas veces se ha transmitido un mensaje confuso a la población y se ha relacionado a Rotary con la masonería, cuando en realidad son dos organizaciones bastante diferentes. La nuestra es una entidad abierta y transparente que realiza acciones humanitarias y educativas. En nuestra organización no existe la estructura jerárquica de la masonería, todos los rotarios somos iguales y únicamente tenemos cargos directivos.
La confusión con la masonería data de la época de la dictadura porque se nos aplicaban las mismas leyes que a ellos. No se permitía la existencia de organizaciones con diferente moral a la que dictaba la Iglesia. La masonería tiene unas características específicas, diferentes a las nuestras, pero la carga peyorativa que se le atribuye no está justificada; no la considero una organización maligna. Tanto ellos como nosotros tendemos al perfeccionamiento humano, aunque por medios distintos.

¿En los países de nuestro entorno la situación es diferente?
Doctor Ballester. Completamente. Hay que tener en cuenta que en países como Italia, Francia o Alemania no se han producido interrupciones de la actividad. Por ejemplo, en Alemania hay alrededor de mil clubes, mientras que en España somos poco más de 200. Europa ha tenido muchos rotarios en sus altas esferas políticas y sociales, tales como Winston Churchill; Margaret Thatcher; el príncipe Philip, duque de Edimburgo, y el príncipe Raniero III de Mónaco.
En Estados Unidos, Rotary tiene un arraigo social muy importante. Han sido rotarios personajes como Thomas A. Edison, Walt Disney, Neil Amstrong y John F. Kennedy. Muchas familias que no forman parte de la organización se muestran dispuestas a colaborar en nuestras acciones; por ejemplo, para acoger a estudiantes de intercambio.

Maxillaris.¿Cómo ha influido su vocación médica para su labor en Rotary?
Doctor Ballester. La propia vocación médica implica el servicio a los demás. En muchas ocasiones, el doctor en su consulta es la persona que mejor capta las necesidades de las personas, más allá de su salud. No obstante, dentro de la organización no importa si mi profesión es la de dentista u otra, todos somos rotarios, por lo que todos tenemos la misma filosofía en cuanto a nuestra labor humanitaria.

Maxillaris.¿Conocen sus pacientes su participación en Rotary?
Doctor Ballester. Mi consulta de Denia, dedicada a Odontología general, funciona desde 1976, por lo que soy un dentista con bastante arraigo en mi localidad. Desde que soy gobernador he participado en actos institucionales importantes y por eso se me conoce más. Algunos pacientes me comentan que me han visto en algún periódico y me preguntan sobre Rotary. Siempre que hay oportunidad, hablo con mis pacientes de nuestras iniciativas y sobre los principios de la organización.

Para escribir un comentario debes ser usuario registrado. Inicia Sesión con tu usuario y contraseña o Regístrate.
Compartir:
Facebook
Twitter