Doctor Guillermo Pradíes, presidente de la European Prosthodontic Association

  • 27 de Oct, 2017

Usted ha asumido recientemente la presidencia de la European Prosthodontic Association. Concrétenos la labor que realiza esta entidad.
La European Prosthodontic Association es una sociedad científica cuyo origen se remonta a 1977 y cuenta con más de 700 miembros procedentes de unos 50 países de distintas regiones del mundo. Es una entidad un poco atípica, ya que entre sus objetivos no está contar con miles de asistentes en sus congresos ni sumar miles de socios. Por el contrario, sí es una sociedad que intenta cuidar mucho el nivel científico, tanto de sus miembros como de sus reuniones. Todos los integrantes del Board de la EPA pertenecen a universidades de prestigio y forman parte de grupos de investigación independientes de alto nivel. Esta calidad profesional, clínica e investigadora es lo que se reflejará en el congreso de Madrid 2018.

¿Qué tipo de perfil profesional se adhiere a la EPA y participa en sus citas?
Ser socio de la EPA es sencillo, simplemente te tiene que gustar la próstesis, desarrollar una trayectoria profesional centrada en la prostodoncia y querer estar actualizado. Lógicamente, se exige el pago de la cuota anual.
En cuanto a la participación en nuestra reunión, deseamos que el perfil del asistente sea cada vez más abierto. La nueva reunión de la EPA desea, con el apoyo de la SEPES, captar la atención de la juventud. Hay un dato muy importante y por el cual la EPA tiene algo que no posee ninguna otra sociedad de prótesis en Europa: un diploma de Especialista en Prostodoncia tremendamente atractivo. Se trata de un título que se obtiene automáticamente por el interesado, si el país de procedencia del solicitante tiene reconocida la especialidad de Prótesis y, obviamente, él la ha cursado; es el caso, por ejemplo, de Reino Unido.
Cuando el país no tiene la especialidad en Prótesis, el solicitante debe presentar un currículum que demuestre haber cursado un posgrado de tres años en prótesis, o equivalente, y que esté homologado por la EPA.
Finalmente, existe una tercera opción: la evaluación de ocho casos clínicos completos con distintos tratamientos protésicos y una defensa pública ante un tribunal. Esta vía también te permite obtener dicho certificado de especialización.

¿Hay profesionales españoles que tengan este título?
En la actualidad, únicamente dos profesionales españoles contamos con el título de Especialista en Prostodoncia por la EPA: el doctor Rafael Martínez de Fuentes, profesor de Odontología de la Universidad de Sevilla, y yo mismo, que formo parte de la Universidad Complutense de Madrid. Sin embargo, esto es meramente anecdótico. El nivel de los odontólogos y estomatólogos que se dedican a la protesis en España les permitiría, de manera sobrada, adquirir dicha condición, sólo es cuestión de que sepan que esta opción existe y se animen a solicitarla.


Entonces, ¿para obtener este reconocimiento de la EPA cuenta, como prueba de la formación cursada, el hecho de poseer un título propio de una universidad española en prótesis?

Efectivamente. La justificación de la realización de un posgrado de tres años, que haya sido presentado a evaluación y aceptado por el comite de especialistas de la EPA, daría derecho a ser reconocido como especialista en Prótesis por esta sociedad científica internacional. Por ejemplo, el doctor Marco Ferrari, que dirige en Italia un máster muy reputado de tres años de duración, ha solicitado a la EPA que sus alumnos sean inmediatamente reconocidos como especialistas de esta entidad europea; eso sí, tras pasar por la evaluación de un comité independiente que va a estar mediado por miembros de la EPA. Este ejemplo nos da una muestra del interés que tiene esta sociedad a la hora de visar la calidad de los contenidos formativos y de las personas que forman parte de la misma.

La Reunión Anual tendrá lugar en septiembre de 2018 y estará organizada en colaboración con la SEPES. ¿Qué expectativas hay depositadas?
Espero que sea la mejor reunión de las que se han organizado hasta el momento. Madrid tiene unos atractivos indiscutibles como capital europea y, por tanto, esperamos una muy buena respuesta por parte de los profesionales. Por supuesto, también espero que asistan todos los socios de la SEPES.
En todo caso, no aspiramos a que el evento bata récord de asistencia, sino de nivel de calidad científica y clínica, tanto a nivel de las ponencias que se presenten como de las comunicaciones y los pósteres. Desde aquí animamos ya a todas las universidades y centros clínicos a que pongan toda la ilusión en participar en este evento. El número de likes que recibamos al final del encuentro será para nosotros más importante que la cifra final de asistentes.

¿Por qué se realiza conjuntamente con la SEPES?
La SEPES es la sociedad que representa en España a los profesionales de la prótesis estomatológica y la estética. Por tanto, ¿quién mejor para apoyar y participar de la manera más activa posible en este congreso? Además, supone una oportunidad más para el camino emprendido por el doctor Juan Ignacio Rodríguez y su junta directiva en la internacionalización de la sociedad. Dicha labor continuará con la presidencia del doctor Miguel Roig durante el congreso conjunto de la SEPES y la IFED (International Federation of Esthetic Dentistry) en 2019, en Barcelona, que seguro será un evento de alto nivel y gran éxito.

¿En qué aspectos se va a centrar la reunión de Madrid?
Habitualmente, el presidente de la EPA es el profesional que lidera la reunión que se desarrolla bajo su mandato; por lo tanto, en la cita de septiembre se podrá ver mi predilección por todo lo que tiene que ver con las nuevas tecnologías y el entorno digital. El lema será “Digital natives in prosthodontic” (Nativos digitales en prótesis). Por supuesto, en el congreso abordaremos todos los tipos de soluciones protésicas sobre dientes e implantes, desde las soluciones parciales a completas y tanto fijas como removibles, pero realzaremos aquellos procedimientos que se hayan obtenido mediante flujos digitales.

Todo el entorno digital marca la evolución de la prótesis, pero también los nuevos materiales y las técnicas empleadas. ¿Cómo se combina todo ello?
Los dos puntos fundamentales son precisamente esos: por un lado, el desarrollo de materiales de rehabilitación protésica y, por otro, la forma de utilización de esos materiales mediante tecnología digitalizada. Pero añadiría un tercer punto: el acercamiento a la clínica dental de los procedimientos para que el paciente pueda beneficiarse de una restauración que se realiza casi de manera inmediata, en lugar de emplear los protocolos clásicos que obligan a que los tratamientos tarden incluso meses en estar terminados.
Dado que la tecnología la desarrollan las empresas, ¿qué peso tendrán las mismas en la reunión de Madrid?
Sin la industria no somos nada. Las empresas viven con nosotros y nosotros con ellas. La industria necesita a los investigadores y a los clínicos para que probemos sus materiales y demostremos sus propiedades y, a la vez, nosotros necesitamos a la industria para que nos siga generando nuevos instrumentales. La reunión de septiembre contará con una gran implicación de las empresas y así lo demostrará la industria presentando las últimas novedades, sobre todo en aquello que tenga que ver con tecnología digital que, por cierto, no sólo se refiere al uso de escáneres o tecnología CAD-CAM. Por ejemplo, el empleo de la anestesia aplicada mediante el control de un microprocesador, para que sea indolora, supone una clara muestra de interés para el congreso. El uso de magnificación con microscopio, gafas de realidad virtual o aumentada, cirugía guiada, láseres quirúrgicos, etcétera serían también objetivo de esta cita.

En el programa propuesto también se incluyen talleres y exposición comercial, ¿cómo se estructura la reunión?
Habrá un simposio de la industria donde se incluirán presentaciones y talleres. Por supuesto, también tendrán lugar las sesiones generales. Además de todo esto, una parte muy importante del programa científico corresponde a las comunicaciones, tanto orales como en formato póster. En este sentido, el obtener el premio a la mejor comunicación o el mejor póster supone un atractivo extra para los asistentes, ya que es un reconocimiento de claro prestigio curricular.

¿Cómo se va a concretar la participación de la SEPES?
Su participación va a ser total porque la EPA es una sociedad que deja mucha libertad a la entidad local en todo lo referente a la organización del congreso. En este caso, la SEPES, como no podía ser de otra manera, nos ha brindado su apoyo incondicional en todo momento, por lo que debo agradecer su predisposición a toda la junta de la sociedad y particularmente a su presidente, el doctor Juan Ignacio Rodríguez. Asimismo, quiero agradecer la buena disposición del doctor Guillermo Galván, que presidirá la reunión anual de la SEPES, en Valladolid, sólo un mes más tarde –octubre de 2018–. Él ha aceptado perfectamente que pudiéramos convivir dos congresos bajo el nombre SEPES con un margen de tiempo intermedio breve. Bajo mi punto de vista, son dos encuentros perfectamente combinables. El doctor Galván va a formar parte del congreso de la EPA y yo formaré parte del congreso de SEPES Valladolid; como siempre ha dicho mi querido Nacho Rodríguez, «hay que sumar».

¿Cuál es la posición de la EPA en cuanto al uso de las nuevas tecnologías para la elaboración de prótesis y el papel que deben jugar tanto protésicos dentales como clínicos en el empleo de las mismas?
Es una cuestión importante en España, pero debo decir que nuestro país está fuera de lo que se hace en el resto de Europa. En los países de nuestro entorno esto ni se plantea. El protésico y el clínico son un equipo y no pueden funcionar por separado. En el congreso de Madrid la participación de técnicos de laboratorio está, lógicamente, más que garantizada.

Si quieres compartir...