Doctor Antoni Gómez, presidente del Colegio de Dentistas de Cataluña (COEC)

  • 29 de Dic, 2017

Una vez renovado en el cargo, ¿a qué atribuye la victoria obtenida en el proceso electoral?
En mi opinión, el triunfo se debe al reconocimiento por gran parte de los colegiados y las colegiadas del trabajo realizado. El éxito radica en la continuidad de un buen modelo de gestión. Los compañeros han valorado los logros, el esfuerzo y la implicación y dedicación de todos los miembros de la Junta.

Este año se estrenó el voto electrónico. ¿Qué balance hace de la experiencia?
¡Muy positivo! Era una de las promesas electorales de la anterior legislatura que se ha visto cumplida. La verdad es que es rápido, cómodo y fácil. Lo han utilizado 1.500 colegiados. Ahora el reto es conseguir que la participación sea masiva y se instaure, que sea una costumbre para los colegiados. Todos deberían implementarlo.

En la legislatura previa se ha reducido la deuda en tres millones y la morosidad un 63 por ciento. ¿Qué queda por hacer en materia económica en estos próximos cuatro años?

Seguir como hasta ahora: reducir aún más la deuda amortizando hipotecas de la sede de Barcelona y bajar la cuota colegial aún más. Todo ello sin dejar de ofrecer y mejorar servicios.

Se han creado muchas iniciativas para mejorar el ejercicio, tales como un nuevo Código Deontológico, el Observatorio de la Profesión, el Sindicato de Dentistas o incluso se ha presentado una moción en el Parlament. ¿Cuál es el reflejo de todas estas medidas en el día a día de los profesionales?

En esta nueva etapa la aplicación del Código Deontológico será muy estricta: se va a sancionar cualquier práctica o actitud que lo vulnere. Hace cuatro años decía que seríamos el “sheriff Lobo” de la Odontología y en esta legislatura se va a poder comprobar.
Desde el Observatorio de la Profesión hemos realizado tanto estudios sociológicos como informes jurídicos para defender y argumentar las reivindicaciones de la profesión. Actualmente, estamos trabajando en lo que será otro importante estudio.
La existencia de un sindicato de dentistas ayudará a los colegiados que trabajan por cuenta ajena a poder defender sus derechos laborales. Si bien no hay tradición de sindicarse entre los dentistas, poco a poco se va a extender. Inevitablemente, es algo necesario.

¿Qué pasos se van a dar en Cataluña en cuanto a la lucha contra la publicidad engañosa y la defensa de la titularidad de las clínicas dentales sólo para dentistas?
Desde el COEC, últimamente hemos llevado a cabo un informe que demuestra que se puede limitar la titularidad de una clínica dental, de manera que siempre sea un dentista el responsable y no se vulnere la libre competencia. Respecto a la publicidad sanitaria, seguiremos insistiendo en la necesidad de su regulación en el Parlament de Catalunya y reforzaremos el Observatorio de la Publicidad que ya existe en el COEC desde 2015. En este sentido, aplicaremos contundentemente el recién estrenado código deontológico.

¿Cuándo se pondrá en marcha el PADI en Cataluña?
En cuanto tengamos una situación política más estable, presentaremos de nuevo una propuesta al Departament de Salut. Es intolerable que haya diferencias en la cobertura de prestaciones publicas en función del código postal.

¿Qué resultados han tenido las campañas de promoción de la salud? ¿Qué acciones se prevén en este sentido?
La última campaña con la canción “Ve al dentista una vez al año” ha tenido una acogida muy buena entre los colegiados y las clínicas dentales. Se han registrado muchísimas visualizaciones en redes sociales y, por lo tanto, hemos llegado a una parte importante de la población. Las campañas son acciones que requieren insistir, innovar y sorprender. Seguiremos en esa línea, en positivo y promocionando la salud y la prevención.

Una de las medidas que más impacto ha tenido en el plano de la responsabilidad social es la creación de la clínica solidaria. ¿Debe prestar el colegio la atención que no ofrece la Administración?
No debería. Los ciudadanos más vulnerables deberían contar con la ayuda de la Administración. No es función del colegio, pero visto lo visto: los recortes y la poca atención y preocupación que demuestran los políticos, sólo podemos quedarnos como espectadores o actuar, y hemos decidido actuar. Gracias a voluntarios, a Cruz Roja y Henry Schein lo podemos hacer. Pero insisto, deberíamos ser solidarios fuera y no dentro del país.

La situación socio-política que vive Cataluña ha tenido, entre otras consecuencias, su salida del Comité Ejecutivo del Consejo General. ¿Cuál es la relación actual entre ambas entidades?

En mi opinión, ha habido oportunismo puro. Me he sentido atacado por los que han sido mis compañeros y, creía, mis amigos.
La verdad es que estoy muy decepcionado. Demasiado amateurismo político y altas dosis de hipocresía. Pero mi vida es la Odontología, me debo al COEC y a mis colegiados y seguiré así estos cuatros años. Los que me conocen saben que no tiraré la toalla y seguiré luchando por una profesión mejor.
La relación del COEC y el Consejo General de Dentistas, como no puede ser de otra manera, será la institucional, sin más.

¿Cómo definiría al equipo que le acompaña en esta nueva legislatura?
Es, sin duda, lo mejor: el grupo que somos. Después de los momentos difíciles, se demuestra quienes son amigos de verdad y compañeros. Para según quien, han sido más importantes sus intereses personales que el equipo. Allá cada uno con su conciencia, yo duermo poco pero muy tranquilo.

Si quieres compartir...