Doctora Kathryn Kell, presidenta de la Federación Dental Internacional (FDI)

  • "Trabajar en conjunto es la única forma que tenemos para afrontar los elevados costes globales de las enfermedades orales"
  • 04 de Oct, 2018

"Trabajar en conjunto es la única forma que tenemos para afrontar los elevados costes globales de las enfermedades orales"

¿Cómo encara el reto de presidir la FDI? ¿Considera que su larga experiencia en el seno de esta organización es una ventaja para el desempeño del cargo?

Más que un reto, me gusta afrontar mi mandato presidencial como una oportunidad. El cargo de presidenta de la FDI me da la posibilidad de viajar por todo el mundo. En todos los lugares por donde paso, con todas las personas con las que me cruzo y todas las historias que oigo, he constatado un fuerte empeño en la salud oral. He visto a toda la gente –niños, padres y personas mayores–cuidar su salud oral y motivar a otros a hacer lo mismo. Este es, sin duda, uno de los aspectos más gratificantes de mi presidencia.

Hace 20 años que me incorporé por primera vez a la FDI, cuando ingresé en el Comité de Educación y del Congreso de esta organización. A lo largo de los años, aprendí que sólo trabajando en conjunto y con políticas de inclusión para todas las personas y todos los países es posible alcanzar el objetivo de consagrar una salud oral de excelencia para todos. Las organizaciones nacionales del sector dental que forman parte de la FDI son nuestro principal activo para lograr dicho fin. Mi meta en cuanto presidenta de la Federación es la de colaborar de forma estrecha con nuestros asociados para poder encontrar una visión común. Siempre que sea posible, debemos proporcionar recursos a los miembros de la FDI para desarrollar proyectos que permitan incrementar los resultados de la salud oral. Trabajar en conjunto es la única forma que tenemos para afrontar los elevados costes globales de las enfermedades orales.

Una de las claves del desarrollo de la FDI pasa por el plan estratégico 2018-2021. ¿Cómo y cuándo espera que la comunidad dental pueda lograr los pilares fundamentales de este plan?

El nuevo plan estratétigico se fundamenta en tres pilares: movilización, promoción y transferencia del conocimiento. Estos serán nuestros hilos conductores durante los próximos cuatro años. Lograr una adhesión fuerte y sólida es muy importante para nosotros. Seguiremos desarrollando iniciativas que respondan a las necesidades de nuestros socios y ayuden a valorar la percepción de la salud oral en el ámbito nacional. La FDI llevará a cabo un amplio esfuerzo mundial de promoción con el fin de aumentar el conocimiento en salud oral y alcanzar el compromiso político en este campo en todos los países. En un espíritu de intercambio de conocimientos y colaboración, la FDI prometió llevar adelante la ciencia y la práctica en Odontología, movilizando a la comunidad del sector hacia el desarrollo de mejores prácticas en términos científicos y educacionales y compartir conocimientos en materia de atención y tratamientos preventivos.

Esperamos que nuestro plan estratégico pueda apoyar e inspirar a otros socios de la comunidad dental en el sentido de implementar objetivos similares, de modo que podamos trabajar en conjunto para lograr mejores resultados en el marco de la salud oral a nivel global.

¿Qué otras prioridades se han definido en el marco de su mandato presidencial?

Una de mis prioridades es reforzar los lazos entre la salud oral y la salud general. Al valorar esta relación, creo que será posible mejorar la salud de una forma tangible y sostenible. La salud oral y la general tienen una estrecha relación bilateral.

La boca es el espejo del cuerpo y nos da pistas sobre el estado de salud general de cada individuo. Muchas enfermedades sistémicas aumentan el riesgo de las patologías orales y viceversa. Estas enfermedades pueden influir en todos los aspectos de la vida cotidiana, desde las relaciones personales hasta la autoconfianza o el desempeño escolar y profesional. Mantener una boca sana contribuye al bienestar permanente y ayuda a las personas a tener una buena calidad de vida hasta una edad más avanzada. Ésta es una prioridad que me atañe de manera especial, así como a la FDI en su conjunto.

¿Existe alguna cuestión global que requiera un especial cuidado o interés por parte de la presidencia de la FDI?

El efecto negativo de las enfermedades orales a escala mundial sigue siendo significativo y amplio. La mayoría de las personas se verá afectada por una enfermedad oral a lo largo de la vida. Todos los días me centro en los pasos que podré dar para revertir esta tendencia y mejorar la salud oral. Aunque soy consciente de que estamos ante un reto de gran complejidad, creo que la respuesta más eficaz pasa por la apuesta por la prevención.

Debemos desviar nuestra atención de un abordaje restaurativo tradicional hacia una visión que resalte la prevención de las enfermedades y la promoción de la salud oral. Los profesionales de esta área deben desempeñar un papel determinante en la educación de los pacientes en cuanto a las distintas implicaciones que están conectadas en la protección de la salud oral.

Un abordaje más integrado de los cuidados de la salud puede ayudar a lograr mejores resultados para los pacientes con patologías orales. Asimismo, adoptar hábitos saludables de higiene oral, una correcta dieta –baja en azúcares–, evitar el consumo de tabaco, reducir la ingestión de bebidas alcohólicas y hacer revisiones dentales periódicas son factores que contribuyen a proteger la boca y el cuerpo en todas las edades.

La atención dental sigue estando facilitada, mayoritariamente, por sistemas privados de salud. ¿Cuál es su opinión sobre el papel que los sistemas públicos deben tener en este ambito?

La salud oral es esencial para mantener una buena calidad de vida. Sin embargo, tal y como sucede con muchos otros servicios de sanidad, la atención básica en salud oral sigue sin llegar a millones de personas.

La FDI cree que esos cuidados básicos deben considerarse como un servicio de salud indispensable para mejorar los resultados en este apartado, así como para reducir las desigualdades en el acceso a los cuidados de salud general.

Las asociaciones nacionales que incorpora la FDI trabajan localmente con sus gobiernos en el sentido de resaltar la importancia de una correcta salud oral para todos. La FDI publica libros blancos y guías prácticas para ayudar a sus socios a promocionar una buena salud oral. En mis viajes a los países miembros, me he reunido con ministros de Sanidad y jefes de gobierno con los cuales tuve la oportunidad de intercambiar impresiones sobre la importancia de la salud oral y en qué medida la falta de ella afecta a la salud general de sus ciudadanos.

En este sentido, ¿qué acciones viene desarrollando la FDI con vistas a combatir la precaria situación de atención oral en algunas regiones de Latinoamérica, África y Asia?

La salud oral puede verse afectada por una serie de determinantes sociales con impacto en el acceso a los cuidados.

La falta de educación en este apartado, sin embargo, sigue siendo una de las grandes barreras que impiden que se registre una buena salud oral en determinadas regiones del planeta. Al reconocer esto, la FDI viene reforzando mucho su misión de alertar sobre la importancia de la salud oral y de educar a los ciudadanos, siempre en el marco de una vinculación intrínseca entre la salud oral y la general.

Hemos conseguido introducir proyectos que permiten mejorar los resultados en la salud oral y combatir las enfermedades orales en las regiones más desfavorecidas del mundo. Nuestra iniciativa “Smile Around the World”, por ejemplo, está fuertemente enfocada en la educación infantil, con el propósito de estimular hábitos positivos para la salud oral a una edad precoz. Este proyecto promueve la educación y la prevención de enfermedades orales entre los niños que tienen un acceso limitado a estos cuidados. Actualmente, el programa se está implementando en tres provincias de China y abarca a cerca de 3.000 niños en edad escolar.

¿Cuáles son las recomendaciones de la FDI para revertir el elevado volúmen de profesionales del sector dental que se registra en países como España y Portugal y minimizar los riesgos de sobretratamientos dentales o de pérdida del control de la calidad?

La calidad en Odontología es un aspecto fundamental para la FDI. Trabajamos en estrecha colaboración con nuestros socios, incluyendo el Consejo General de Dentistas de España y la Ordem dos Médicos Dentistas de Portugal, con la intención de alertar sobre la importancia de esa calidad para lograr buenos índices de salud oral.

Creemos que una relación de confianza entre el paciente y el odontólogo es particularmente importante para aumentar la calidad en Odontología. Consideramos que una comunicación clara y abierta entre el paciente y el dentista puede ayudar a reducir los procedimientos dentales innecesarios e incrementar los cuidados globales del paciente. En la FDI defendemos la implementación de ciclos permanentes de mejoría de la calidad en la práctica clínica y la promoción de la investigación como formas de apoyar el desarrollo de los indicadores en materia de salud oral.

Si quieres compartir...