Regeneración ósea para la colocación de implantes

  • Dr. Juan Blanco Carrión
  • 05 de Jun, 2012

Dr. Juan Blanco Carrión

Introducción

Uno de los requisitos imprescindibles para conseguir el éxito en la osteointegración es la presencia de un volumen adecuado de hueso, tanto en altura como en anchura (Adell et al., 1981 y 1990; Branemark et al., 1985, y Friberg et al., 1991). Diversas experiencias clínicas han demostrado la necesidad de tener una pared ósea de al menos 1 mm por bucal y lingual/palatino, para conseguir un buen resultado a largo plazo (Lekholm et al., 1986). En los casos en que la evaluación prequirúrgica revela una insuficiente altura y/o anchura ósea, podemos realizar un aumento de cresta a través de diferentes técnicas quirúrgicas (injertos óseos, regeneración ósea guiada, distracción ósea, split crest), bien antes de la colocación de los implantes o bien de forma simultánea.
La regeneración ósea guiada (ROG) es una técnica quirúrgica cuyo objetivo es el aumento del volumen óseo mediante la utilización de biomateriales (membranas), que conducen o guían las distintas poblaciones celulares y forman un espacio que permite la división celular (osteoblastos) en un medioambiente estable. Se aislan, por lo tanto, las células óseas de las del tejido conectivo (fibroblastos) y epitelial. Para la formación de este espacio, en muchas ocasiones es necesario el uso de biomateriales de relleno (injertos), que actúen de soporte de la membrana y cumplan criterios de osteogénesis y/o osteoinducción y/o osteoconducción.
Las técnicas de ROG se utilizan durante la colocación de los implantes (técnica simultánea) cuando la estabilidad primaria de éstos es óptima en la posición adecuada del implante, aunque una parte de la superficie de titanio esté expuesta. La técnica diferida se realiza en los casos en que el defecto óseo impida la colocación de los implantes con la estabilidad suficiente y/o en la posición adecuada, por lo que es imprescindible la regeneración ósea previa.
El objetivo de este artículo es presentar un caso clínico sobre regeneración ósea guiada, previa a la colocación de implantes.

Caso clínico

Presentamos el caso de una paciente de 56 años de edad, cuyo motivo de consulta es cambiar la prótesis removible maxilar por una fija. Carece de antecedentes familiares de interés, no presenta patología sistémica ni es fumadora.
En la exploración clínica, observamos la ausencias del 16, el 14, del 12 al 22, el 24 y el 25. Además, presenta una fractura en el 26, con pronóstico imposible (figs. 1-5).
Tras el encerado diagnóstico, la férula diagnóstico-quirúrgica y la planificación protésica (figs. 6 y 7), decidimos rehabilitar el caso con implantes. La colocación de los mismos será en las posiciones 16, 14, 12, 22, 24 y 26; de este modo, se podrán realizar coronas individuales en el 16 y el 14 y prótesis fijas del 12 al 22 y del 24 al 26.
En la exploración radiológica, detectamos un perfil óseo inadecuado para la colocación de implantes, tanto en la parte anterior como en la posterior izquierda (figs. 8-10), por lo que planificamos regeneración ósea guiada previa a la colocación de los implantes en las zonas del 12 al 22 y del 24 al 26, con elevación de seno en el área del 26.
 

> AVANCE DEL ARTÍCULO. Para poder descargártelo completo en PDF pulsa aquí.

Si quieres compartir...