Coronas telescópicas, una alternativa a los implantes en pacientes con enfermedad periodontal avanzada. Técnica paso a paso.

El tratamiento perio-prótesis convencional a largo plazo (parte I)

  • Dra. Eva M. Berroeta Gil
  • 14 de Nov, 2012

Dra. Eva M. Berroeta Gil

Introducción

La eficacia del tratamiento periodontal se ha contrastado sobradamente en la literatura (Hirschfield y Wasserman, Mc Guire y Nunn, Graetz et al.), con la demostración de los beneficios de la curación de la infección en el mantenimiento de la dentición a largo plazo (Martin et al.), así como el riesgo de pérdida dentaria en el caso de no realizarlo (Becker y Becker, Martin et al.).
La pérdida de inserción que causa la enfermedad periodontal (EP) no tratada se caracteriza por las ausencias dentarias, la movilidad, la recesión y la migración de los dientes. Además, en muchas ocasiones, se suman la pérdida de la dimensión vertical y una anárquica distribución de las fuerzas oclusales. Las alternativas de tratamiento prostodóncico incluyen la prótesis parcial removible (PPR), la prótesis parcial fija (PPF) o la prótesis implantosoportada.
La prótesis parcial removible es la opción menos adecuada para sustituir los dientes ausentes, debido al poco control de las fuerzas sobre los pilares remanentes. Este factor es uno de los más importantes para conseguir una buena estabilidad de los tejidos de soporte. Asimismo, se ha comprobado que las PPR no aportan soporte posterior, por lo que los dientes anteriores seguirán sufriendo sobrecarga oclusal.
En este tipo de pacientes, la prótesis implantosoportada y la prótesis parcial fija son los tratamientos de elección.
En muchas ocasiones, ya sea por motivos económicos, anatómicos (atrofia ósea), estado de salud o contraindicaciones quirúrgicas, los pacientes con enfermedad periodontal avanzada pueden no ser candidatos al tratamiento con prótesis implantosoportada. Así, la solución tradicional mediante la rehabilitación protésica, con lo que se denomina prótesis periodontal (PPD) o prótesis sobre coronas telescópicas, sigue siendo una alternativa válida, que debe tenerse en cuenta y ofrecerse a los pacientes en los casos en los que esté indicada como opción terapéutica.
El concepto de prótesis periodontal se basa en una supraestructura de metal-cerámica o metal-resina, que se apoya sobre los dientes remanentes que previamente se han restaurado mediante cofias de oro.
De esta manera, la PPD reemplaza los dientes ausentes y estabiliza los móviles por el efecto férula de la supraestructura. Además de devolver una correcta función, soporte posterior, buena retención, confort y adecuada estética, aporta una correcta distribución de las cargas funcionales entre los pilares y el hueso alveolar. Un buen diseño de la supraestructura permite un adecuado acceso a los mecanismos de control mecánico de la placa y a los tratamientos profesionales de mantenimiento, imprescindibles para el éxito a largo plazo de la rehabilitación de la salud y la función.
Por otro lado, la PPD exige un elevado esfuerzo terapéutico y económico. En este sentido, se incluye el tratamiento de conductos, como consecuencia de una mayor cantidad de reducción dental –necesaria para el ajuste de la supraestructura sobre las cofias–.
Por la amplitud del artículo, éste se publicará en dos partes –noviembre de 2012 y enero de 2013–. En esta primera se describe, paso a paso, la técnica para la rehabilitación de una paciente con enfermedad periodontal avanzada mediante PPD. En la segunda parte se repasarán los resultados a largo plazo, 16 años de postratamiento, de otra paciente rehabiltada por medio de PPD.

> AVANCE DEL ARTÍCULO. Para poder descargártelo completo en PDF pulsa aquí.

Si quieres compartir...