Tratamiento endodóntico del diente 2.1 con la remoción de un instrumento fracturado. Caso clínico

  • Doctora Sara Paixão
  • 29 de Dic, 2017

Doctora Sara Paixão

Resumen

El propósito de este artículo es presentar la posibilidad de retirar un instrumento que ha quedado aislado en el interior de un conducto radicular. Este procedimento se realiza con la ayuda de un equipo ultrasónico y un microscopio quirúrgico. Presentamos el caso de una mujer de 58 años, en cuyo incisivo central se fracturó un instrumento de rotación. Después de retirarlo, en la pieza se realizó el tratamiento odontológico previsto.

Introducción

La fractura de instrumentos es un problema que se puede producir durante el procedimiento endodóntico. Puede deberse a la fatiga cíclica o al esfuerzo torsional. La fatiga cíclica se da cuando el instrumento gira libremente en el conducto y se flexiona hasta un punto en el que se produce la fractura. Por su parte, el esfuerzo de torsión tiene lugar cuando la punta o cualquier otra parte del instrumento se bloquea dentro de un conducto mientras el eje sigue girando.

Generalmente, los profesionales tratamos de eliminar el instrumento fracturado del conducto. Sin embargo, este procedimiento puede ser largo y a veces no se logra con éxito. Un instrumento fracturado imposible de quitar puede impedir una limpieza eficiente, lo que contribuye a un posible fracaso del tratamiento endodóntico. Es habitual que un instrumento fracturado se quede atornillado en el canal, haciendo que su eliminación sea complicada. Algunos autores han demostrado que la remoción de un instrumento en el conducto reduce la tasa de éxito significativamente.

Sin embargo, hoy en día con el uso del microscopio quirúrgico han aparecido mejores resultados, con la probabilidad de retirar instrumentos fracturados de los conductos radiculares.

Los microscopios pueden proporcionar ampliaciones en el rango desde x3 hasta x30. Las ampliaciones bajas son buenas para el trabajo general y tienen un campo de visión más amplio y una buena profundidad de enfoque. Por otra parte, los aumentos más altos se utilizan para tareas específicas, tales como la búsqueda de conductos y la recuperación de instrumentos fracturados. El campo de visión y la profundidad de enfoque se reducirá con estos aumentos.

Pautas para evitar la fractura de instrumentos

• Entrenamiento adecuado antes de utilizar los instrumentos de nuevo diseño.

• La comprensión de la anatomía del conducto radicular y el establecimiento de la trayectoria antes de limpiar y dar forma.

• Examen de los nuevos instrumentos, ya que algunos defectos se pueden producir durante su fabricación.

• Examen de los instrumentos durante el tratamiento, incluso si son de un único uso.

• Empleo de la ampliación para el examen del instrumento, porque algunos defectos no pueden verse a simple vista.

• Cumplimiento de las instrucciones del fabricante.

Caso clínico

Una paciente de 58 años acude a nuestra clínica referida por un caso de endodoncia después de que su dentista rompiera un instrumento en el diente 2.1. La paciente no tiene antecedentes médicos significativos. Se realizaron los exámenes clínicos y radiológicos, diagnosticando periodontitis apical asintomática en la pieza. Asimismo, se observó un instrumento fracturado en la parte coronal del conducto.

De acuerdo con la clasificación de la Asociación Americana de Endodoncia, se considera un caso de alta dificultad ya que se trata de absceso con complicaciones (instrumento fracturado).

Se anestesió a la paciente con articaína y el diente se aisló con dique de goma. Se abrió la cámara pulpar y se localizó el instrumento. El fragmento estaba en la parte coronal del conducto y tenía un acceso en línea recta al mismo, como se ve en la figura 3, lo que facilitaba su eliminación.

El uso del microscopio en esta situación permite ver con detalle, buena iluminación y alta precisión, evitando así el desgaste excesivo de la estructura dental.

El instrumento se retiró con una punta ultrasónica Start-X número 3, de Dentsply®, mediante movimientos antihorarios y bajo la ampliación de un microscopio quirúrgico. Con las puntas ultrasónicas, se escavó la dentina alrededor del instrumento hasta que se expuso la parte coronal del mismo. Esta acción se mantuvo hasta lograr el punto de unión, que se consigue cuando las vibraciones tienen efecto a lo largo del eje largo del instrumento. Con esta maniobra, el fragmento por lo general rebota y salta. El objetivo es aplicar la energía ultrasónica en la superficie lateral del instrumento fracturado, porque si se aplica en el extremo coronal esto puede hacer que el instrumento se vaya más abajo en el sistema de conductos. Este proceso se realizó en un ambiente seco, con el fin de mejorar la visibilidad.

La longitud del trabajo se determinó con el localizador Propex Pixi, de Dentsply®, y se confirmó radiográficamente. La trayectoria de acceso se hizo con las limas #10k-file y #15 k-file y la conformación se realizó con el instrumento R25, de Reciproc®, incluyendo también las limas 30/06, 35/04 y 40/04 de Profile®. La irrigación se llevó a cabo con hipoclorito de sodio al 3% con irrigación ultrasónica pasiva. Se utilizó EDTA 17% para eliminar el barro dentinario y se hizo una irrigación final con hipoclorito de sodio y alcohol. Después de eso, los conductos se secaron con puntas de papel y procedimos a la obturación.

El conducto se obturó con un cono de gutta percha 40/04 y un sellador AH Plus. Utilizamos la técnica de condensación de onda caliente con Calamus Dual, de Dentsply®. Se realizó un downpack, seguido por el relleno hasta el nivel coronal del conducto, con el empleo de los condensadores Machtou.

> AVANCE DEL ARTÍCULO. Para poder descargártelo completo en PDF pulsa aquí.

Si quieres compartir...