Valoración de un nuevo producto en forma de espray para blanqueamiento combinad

  • Dra. Marta Peydro-Herrero
  • 31 de Ene, 2018

Dra. Marta Peydro-Herrero

Resumen
 
Se presenta un nuevo procedimiento de administración de los productos blanqueadores mediante espray y se valoran los resultados obtenidos tras el tratamiento de tres casos clínicos de pacientes afectos de discoloraciones dentales vitales de distinto grado. Se lleva a cabo la técnica de blanqueamiento combinado (en la consulta y domiciliaria).
 
Se empleó un producto para el blanqueamiento en la consulta quimio y fotoactivable, compuesto por peróxido de hidrógeno al 35%, y un gel de peróxido de carbamida al 16% de aplicación domiciliaria con férulas. En ambos casos, el formato de administración fue mediante espray.
 
Se discuten los parámetros que deben tenerse en cuenta y controlarse durante la puesta en práctica de esta modalidad de aplicación y su eficacia clínica.
 

Palabras clave: blanqueamiento dental, peróxido de hidrógeno, peróxido de carbamida, espray.
 
Introducción 
 
En una sociedad en la que la apariencia de los dientes juega un importante papel en la estética facial, el blanqueamiento dental está adquiriendo una notable demanda por tratarse de un tratamiento conservador que contribuye a la hora de obtener una sonrisa juvenil, agradable y con unos dientes blancos, como la que solicita un importante porcentaje de los pacientes que acuden a las consultas. Esto ha propiciado un incremento en el número de este tipo de tratamientos, con un consecuente aumento en la demanda, por parte de los dentistas, de productos blanqueadores eficaces, efectivos, seguros, con un fácil manejo y una vida de almacenamiento prolongada.
 
En este trabajo se presenta una nueva gama de productos blanqueadores diseñados para ser aplicados en forma de espray. Se discuten sus ventajas y se valora su eficacia clínica al emplearlos formando parte de la técnica de blanqueamiento dental combinada (en la consulta quimioactivada y domiciliaria con férulas individualizadas); para ello, se muestran los resultados obtenidos en tres casos clínicos. 
 
Material y método 
 
Se trataron tres pacientes con dientes vitales afectos de diferentes grados de dis­coloración dental con la técnica de blanqueamiento dental combinado. A los tres pacientes se les efectuó una exploración clínica y radiológica para descartar la presencia de patología dental y de los tejidos blandos orales. Se les tomaron impresiones de alginato para la confección de férulas de toma de color1 y de blanqueamiento domiciliario2.
 
Se informó a cada paciente de las características del tratamiento a realizar y de los riesgos asociados al mismo, y se ratificó por escrito su aceptación mediante la firma de un consentimiento informado. Tras estos pasos, se les indicó el plan de tratamiento adecuado acorde al tipo y grado de discoloración de sus dientes y se les efectuaron fotografías intraorales digitales pretratamiento.
 
Se valoraron los parámetros de color del espacio CIELab: L* (luminosidad), a* (variación en el eje de color rojo-verde) y b* (variación en el eje de color amarillo-azul)3 de los incisivos centrales maxilares y de los cuatro caninos de cada paciente. Este paso se llevó a cabo con las férulas de toma de color y el espectrofotómetro Vita Easy Shade V, antes de iniciar el tratamiento y una semana después de concluir la fase de blanqueamiento domiciliario. Se calculó el ΔE o relación entre los parámetros de color iniciales y los alcanzados a la semana de la conclusión del tratamiento en cada uno de los dientes valorados3. 
 
Se informó a los pacientes sobre la necesidad de evitar el hábito tabáquico4 y los alimentos o bebidas que pudieran interferir en la respuesta de los dientes al tratamiento blanqueador, durante la totalidad del mismo y una semana después de su finalización5,6, así como sobre la necesidad de cumplir las normas higiénicas orales habituales. Por último, se les instruyó sobre cómo poner en práctica la fase domiciliaria del tratamiento blanqueador y se les entregó por escrito su pauta terapéutica.
 
En los tres casos se efectuó una sesión en la consulta con peróxido de hidrógeno al 35%, que adquiere una consistencia de gel transparente tras su mezcla y que se pone sobre los dientes mediante espray (Spray Teeth Office,Quick White), de tres aplicaciones de ocho minutos de duración. Acto seguido, se realizaron a cada paciente entre ocho y 14 semanas de tratamiento domiciliario con férulas individualizadas con reservorio. Éstas se cargaron con un gel de peróxido de carbamida al 16%, dosificado en las férulas mediante espray (Spray Sparkle Smile Home, Quick White), de 60 minutos de duración al día, hasta alcanzar la estabilización de los ΔE calculados a partir de los parámetros de color valorados en cada diente.
 
A los siete días de la finalización de la última semana de blanqueamiento domiciliario, se tomaron nuevos registros fotográficos intraorales a cada paciente.
 
Para el análisis estadístico, se calcularon las medias y los intervalos de confianza al 95% de L*, a* y b* para cada diente y para el total al inicio, tras el blanqueamiento en consulta, y al final, tras el blanqueamiento domiciliario. Además, se determinó la media e intervalo de confianza del ΔE entre las mediciones. Se empleó un test de comparación de medias no paramétrico de Wilcoxon para determinar la existencia de diferencias entre los valores iniciales y finales. El nivel de significación se estableció en p < 0,05. 
 
Resultados 
 
Se presentan las imágenes pretratamiento y las registradas en la revisión realizada a la semana de finalizar el tratamiento blanqueador de los tres casos tratados (figs. 1-6).
En la tabla 1 se presentan los valores obtenidos en los parámetros de color L*, a* y b* iniciales y finales registrados para cada diente estudiado. La existencia de diferencias significativas tras los blanqueamientos se muestran en la tabla 2. Los parámetros L* y b* han presentado cambios significativos entre la medición inicial y la obtenida al finalizar el blanqueamiento en la consulta. Al estudiar los cambios producidos entre el blanqueamiento en consulta y el final, tras el domiciliario, los parámetros a* y b* han mostrado cambios significativos. EL ΔE ha reflejado cambios notables tras el blanqueamiento en consulta y, posteriormente, tras el domiciliario.
Discusión 
 
En la toma de color se emplearon férulas de posicionamiento para realizar las mediciones siempre en la misma zona de los dientes1. Se registraron los parámetros de color de los dientes mediante un espectrofotómetro, por ser un procedimiento objetivo7, 8, y se calculó el ΔE como método de valoración de la modificación de color obtenida en los dientes tratados, por ser un método que permite cuantificar numéricamente el cambio de color alcanzado3. 
 
Se empleó la técnica de blanqueamiento combinado para posibilitar su fase en la consulta con un producto de muy alta concentración y para reducir el tiempo de tratamiento domiciliario necesario para conseguir resultados similares mediante el blanqueamiento domiciliario exclusivo; así como para motivar al paciente, al eliminar el periodo de tiempo en el que la modificación del color de los dientes sometidos a blanqueamiento domiciliario no es perceptible. Además, se optó por esta opción porque su fase domiciliaria posibilita reducir el número de sesiones en la consulta y así evitar los potenciales riesgos sobre los tejidos orales asociados al empleo de los productos blanqueadores de alta concentración9-11. 
 
Los dos productos empleados presentan un ph neutro (7,2), lo que los hace poco lesivos para los dientes y permite incrementar su efecto. El peróxido de hidrógeno incorpora en su composición unos cristales microactivadores destinados a potenciar su acción, al ser fotoactivados mediante una luz de diodos adecuada (Cool, Quick White). 
 
La presentación en espray de los productos permite contener el agente blanqueador en un recipiente hermético y presurizado y su salida al exterior, a través de un difusor, posibilita su dosificación directa mediante una punta aplicadora sobre los dientes y en la férula (fig. 7). Este tipo de envasado impide el inicio de la reacción química de descomposición del peróxido y su degradación en el interior de su contenedor, lo que evita la consecuente pérdida de concentración y eficacia clínica.
 
Ninguno de los tres pacientes refirió molestias durante su tratamiento, ni una vez finalizado el mismo. 
 
Tras el tratamiento blanqueador domiciliario con espray, en los tres casos se obtuvieron dientes con una modificación de color claramente perceptible por los pacientes12, con cambios significativos en L* y b* respecto del obtenido tras el blanqueamiento en consulta. El ΔE tras blanqueamiento en consulta osciló entre 4,5 y 9,3, mientras que tras el tratamiento domiciliario el incremento significativo osciló entre 13,4 y 18,3.
 
> AVANCE DEL ARTÍCULO. Para poder descargártelo completo en PDF pulsa aquí.

Si quieres compartir...