Gestión de la prevención de las enfermedades periodontales y periimplantarias - Maxillaris

MAXILLARIS modera uno de los debates más interesantes de SEPA Sevilla 2018

Gestión de la prevención de las enfermedades periodontales y periimplantarias

  • 08 de May, 2018

Miguel Ángel Cañizares.Hay estudios recientes elaborados por la firma Key-Stone para Fenin en los que se indica que el 60 por ciento de la población española va regularmente al dentista, pero un 40 por ciento no acude a las consultas a no ser que tenga algún problema, es más, de este último porcentaje más de la mitad de los encuestados afirman que no van al dentista porque no les hace falta. No obstante, según el Observatorio de la Salud Oral en España del Consejo General de Dentistas, en las clínicas dentales el 20 por ciento del tiempo de trabajo se dedica a prevención y otro 20 por ciento a revisiones. Con todos estos datos, ¿podemos afirmar que la prevención es renta-ble tanto para la clínica como para los pacientes?
Doctora Nuria Vallcorba. Nuestro objetivo principal es atender a los pacientes lo mejor posible y conseguir que no tengan enfermedades que les puedan producir problemas estéticos, funcionales y de salud a lo largo del tiempo. En este sentido, se ha comprobado que padecer patologías bucodentales tiene una repercusión socioeconómica, tanto para los países en su conjunto como para las personas de manera individual, porque limita la capacidad laboral, dificulta la relación con los demás, se pierden horas de trabajo y efectividad, y afecta a la posición laboral.
No sólo se trata de ver la rentabilidad que obtiene una consulta por tratar la prevención, sino que hay que ir más allá y valorar las condiciones socioeconómicas de un país.
Doctora Conchita Curull. La prevención es una oportunidad para nuestras consultas. La firma Colgate hizo un estudio en el que se decía que los pacientes que vienen a la clínica a revisiones no están demandando sólo una eva-luación de su estado concreto, sino que buscan también el consejo en temas de prevención. Esto ya está pasando y en un tiempo limitado se verá una evolución en la cultura de nuestros pacientes. Existe una demanda de querer cuidar-se y los pacientes piden que nosotros les ayudemos en este propósito.
A veces, también nosotros como profesionales debemos dar este paso y enfocarnos hacia la salud. Una parte importante de la sociedad es población adulta, yo los defino como “maduros conservados”, que tiene un nivel cultural alto y se ha educado en la sociedad del bienestar. Hemos dado un salto: antes las personas se cuidaban para sobre-vivir y ahora lo hacen para estar bien, tener salud y seguir manteniéndose jóvenes. Dentro de este contexto, el tema dental es muy importante. En las consultas hemos de tener muy implantado un sistema preventivo de manera que podamos aprovechar esta inquietud social. Hay muchas clínicas dentales, pero si todo el mundo que necesita ir al dentista fuera, no daríamos abasto. Hay que aprovechar esta oportunidad, que tiene mucha proyección todavía.
Sol Archanco. Cuando el paciente observa que estamos cuidándole y previniéndole de nuevas enfermedades, aumenta su fidelización con nosotros, porque ve que no tenemos un interés económico sino que nos preocupamos por su salud. Esa fidelización nos puede llevar a realizar nuevos tratamientos. Cuando el paciente se encuentra en una situación de bienestar nos pide que sigamos cuidándole y en muchas ocasiones surgen tratamientos cruzados: prevención con ortodoncia o con implantes.

Miguel Ángel Cañizares. ¿Cómo se puede motivar al paciente para que acuda a la clínica con un objetivo preventivo?
Doctora Nuria Vallcorba.
Hay estudios que indican que cuando se pregunta de manera abstracta a la gente si le parece mejor prevenir o curar, todo el mundo contesta que prevenir. Pero si concretamos la pregunta y se indica que si prefieren que su compañía de seguros les pague un tratamiento preventivo, sin que exista ninguna moles-tia, o un tratamiento curativo, todos indican que el curati-vo; la prevención queda en un segundo plano. Por lo tan-to, observamos que hace falta hacer un trabajo de divulgación para explicar la prevención y dar a conocer las ventajas.
En nuestro caso concreto de los tratamientos periodontales, la gran dificultad de la prevención es que las ventajas no se ven de una manera inmediata. La recompensa se obtiene a lo largo del tiempo y requiere que el paciente haya estado viniendo a la consulta. Es preciso hacer un trabajo enorme para conseguir que el paciente entienda que necesita cuidados, aunque no vea una repercusión inmediata. Sin duda, es la parte más complicada de nuestro trabajo.
Doctora Conchita Curull. Hay muchos sistemas para mantener la comunicación con el paciente dentro de un plan de mantenimiento o para trabajos de prevención.
Todos conocemos sistemas de recall cuya eficacia está muy demostrada, pero no hay ninguno que sea el idóneo para todos los casos.
En cualquier caso, en mi opinión la fidelización del paciente se consigue por medio de aspectos intangibles, aparte de la metodología de llamar o citar al paciente con una herramienta u otra. Considero que debe haber muchos intangibles en la clínica que creen un vínculo emocional con el paciente para que éste se fidelice, por-que no es lo mismo retener a un paciente que fidelizarlo. Muchas veces vemos que tenemos pacientes con la obligación de venir a revisiones de mantenimiento y nosotros pensamos que nuestro trabajo es excelente, pero si de repente se hace un seguro dental y tú no trabajas con esa compañía, el paciente se va a otra clínica. Debemos con-seguir, y hay maneras de lograrlo, que ese vínculo sea tan importante que haga que el paciente sea fiel, que repita, que no se le pase por la cabeza ir a otra clínica y que además nos recomiende.

Miguel Ángel Cañizares. Los higienistas dentales tienen un trato directo con el paciente. ¿Cuál es vuestra labor en planes de prevención?
Sol Archanco.
Los higienistas dentales tenemos una gran capacidad para tener un trato personalizado con el paciente y para hacer un seguimiento de su evolución. Damos un trato muy cercano y eso hace que el paciente vaya a la clínica porque es su deseo, no porque le tengamos retenido dentro un tratamiento determinado. Aspectos como llamarle para saber si se encuentra mejor, si el sangrado ha desaparecido o referirte a él por su nombre son detalles que se agradecen mucho. Este tipo de trato y de comunicación es un trabajo fundamental de una clínica y es algo que los dentistas cada vez delegan más en los higienistas dentales. Las clínicas que funcionan bien, con altos niveles de fidelización, son las que tienen un Gabinete de Higiene Bucodental y el higienista está muy entrenado en todas las herramientas emocionales, como puede ser la entrevista motivacional, saber comunicar correctamente, etcétera.

Miguel Ángel Cañizares. ¿Hay una formación específica para la comunicación en materia de prevención?
Doctora Nuria Vallcorba.
Así es, porque es necesario que se establezca una relación de confianza entre el profesional y el paciente. La persona que se pone en nuestras manos no sabe lo que le vamos a hacer, sólo conoce de manera inmediata lo que le contamos, qué es lo que va a ocurrir. Por lo tanto, su fidelidad va a estar en relación con la confianza que generemos.
La confianza depende de cuestiones técnicas, pero tam-bién de otro tipo de habilidades más enfocadas a la comu-nicación con el paciente. Tanto los dentistas como los higie-nistas tenemos una gran formación técnica en todo lo bucal, pero nos falta aún mejorar esas habilidades de rela-ción y comunicación, que sobre todo son necesarias cuan-do se trata con un intangible como es la prevención.

Miguel Ángel Cañizares. ¿Es la prevención un factor diferencial de las clínicas?
Doctora Conchita Curull.
La población demanda prevención y lo hace cada vez más. Por ejemplo, mi consulta comenzó como una clínica periodontal en exclusiva y las visitas de mantenimiento iban enfocadas sólo a prevenir la enfermedad periodontal o periimplantaria. Sin embargo, desde hace unos años también hemos introducido la prevención de la caries. Hay muchos casos de pacientes que dicen cepillarse tres veces al día, visitan al dentista regular-mente y constantemente tienen caries nuevas. En estas situaciones, si le ofreces una solución y entra en un programa de mantenimiento de caries y no genera nuevas, le estamos solucionando un problema; a este paciente le vas a tener fidelizado de por vida. Para las clínicas es una oportunidad muy grande. Las consultas periodontales tenemos el sistema de mantenimiento periodontal muy arraigado, con diferentes herramientas para los recalls y no cuesta demasiado introducir un nuevo concepto para la prevención de caries. Si hacemos prevención periodontal y de caries estamos poniendo las bases de la salud bucodental.
Sol Archanco. Un aspecto que nos diferencia y que fideliza al paciente es hacerle comprender la relación entre la periodontitis y otras enfermedades sistémicas, como la diabetes. Si el paciente ve que sus índices de azúcar bajan después de hacerse un tratamiento periodontal, lo valora mucho y vuelve a la clínica porque cree en el tratamiento y en el beneficio para su salud.

Miguel Ángel Cañizares. ¿Esa relación entre salud periodontal y salud general puede ser un arma de prevención?
Doctora Nuria Vallcorba
. Hoy sabemos que padecer una patología periodontal es un factor de riesgo de cara a tener otras enfermedades de la salud general, que además tienen mucha repercusión en la calidad y la esperanza de vida. Por medio de tratamientos bucales conseguimos alar-gar la esperanza de vida de nuestros pacientes, porque está demostrada la asociación entre la periodontitis y los accidentes vasculares cerebrales, los infartos, las patologías respiratorias, la diabetes o los partos prematuros.
Estas relaciones hay que explicárselas al paciente, porque todavía no las conoce. La gran dificultad que tenemos es el tiempo que hay que esperar para ver los resultados. Así como en el caso de la caries vemos que con una pauta preventiva el paciente sí obtiene una recompensa inmediata, porque no tiene nuevas caries, no nos ocurre lo mismo en otras enfermedades cuya repercusión es a largo plazo, como la pérdida de dientes por una periodontitis o las patologías sistémicas. Por lo tanto, es útil asociar los diferentes patrones de prevención como pueden ser los de la caries con otras enfermedades que tienen una respuesta a largo plazo. Esto hace que el paciente confíe en el profesional: ha visto que no tiene más caries por hacer la pauta preventiva y se convence de que el resto de las cosas que le dices también son verdad.
En relación con las patologías periimplantarias, también es positivo explicar que es importante hacer esa prevención desde un punto de vista económico. Si tomamos un perio-do de diez años, observamos que mantener un diente en la boca bajo un sistema de mantenimiento y prevención pue-de acarrear un coste de dos euros al año frente a los 150 euros al año de un implante. Hay una diferencia enorme en cuanto a la relación coste-beneficio. Todos estos factores hay que tenerlos en cuenta en los planes de prevención para saber qué ofrecemos, qué debemos pedir a cambio de ese plan de prevención y cómo hay que comunicar. Como decíamos anteriormente, la parte más difícil es la comunicación, porque con la prevención no siempre se consigue un resultado inmediato.

Miguel Ángel Cañizares. ¿Cómo se gestiona el fracaso del tratamiento?
Doctora Conchita Curull.
Si el paciente sigue las pautas de mantenimiento periodontales, el plan no tiene por qué fracasar; sin embargo, puede haber factores externos problemas de salud que dificulten el éxito. Está demostrado que para garantizar el éxito y la estabilidad de la enfermedad periodontal, el mantenimiento es la mejor solución. En cualquier caso, conviene recordar a los pacien-tes que la Medicina no es una ciencia exacta como las mate-máticas. El mantenimiento y la prevención exigen el trabajo de las dos partes: los profesionales y los pacientes, es decir, hay un compromiso por ambos lados.
Ante un fracaso, la reacción del paciente será diferente si hemos marcado bien la diferencia entre explicar o informar y dar una excusa. Si le has explicado bien el tratamiento y le has informado de las posibles consecuencias, cuando llegue el momento de que pierda sus dientes lo entenderá y no lo verá como una excusa. Es importante implicar a todo el equipo en esta perspectiva Sol Archanco. Generalmente, los pacientes suelen estar muy bien informados y saben qué dientes pueden tener peor pronóstico. Cuando se pierde un diente, el paciente lo entiende, sobre todo si está bien educado y está fidelizado.
Doctora Nuria Vallcorba. Lo habitual es que los dientes permanezcan en la boca si hacemos un buen mantenimiento, incluso se consigue con dientes con pronóstico dudoso, tipo molares con afectaciones furcales. Sin embargo, con los implantes es un poco más complicado. Más del 70 por ciento de los pacientes no sabe que pueden tener patologías periimplantarias. En mi caso y en el de muchos compañeros la información es adecuada, pero no siempre es así en todas las clínicas. Si el paciente no sabe que puede perder los implantes y no ha hecho el mantenimiento correctamente, llega un momento en el que se encuentra con la desagradable situación de perder los implantes, una solución que pensaba que era para toda la vida. Así pues, previamente a la colocación de implantes hay que informar de las ventajas, del compromiso de mantenimiento y prevención y de las consecuencias de la patología periimplantaria.para que se realice una comunicación detallando todos los condicionantes.

 

Si quieres compartir...