Soluciones para las atrofias horizontales del maxilar: implantes de plataforma estrecha

  • Dr. Eduardo Anitua
  • 01 de Jun, 2018

Dr. Eduardo Anitua

Palabras clave: plataforma estrecha, reabsorción horizontal.
Introducción
La reabsorción horizontal del maxilar atrófico nos plantea un reto importante en nuestras consultas diariamente. Son muchos los pacientes que acuden demandando rehabilitaciones con crestas extremadamente estrechas, donde la inserción de los implantes de forma directa en muchas ocasiones es imposible o poco pre-decible sin el uso de técnicas accesorias.
Dentro de las técnicas para resolver este tipo de atrofias, siempre desde el enfoque de la cirugía mínimamente invasiva, encontramos el Split de cresta y una técnica publicada por nuestro grupo denominada “Split en dos fases”1,2. A estas técnicas quirúrgicas podemos unir, además, la inserción de implantes de plataforma estrecha que, ferulizados a otros implantes, pueden aportarnos un correcto comportamiento biomecánico similar al uso de implantes de un mayor diámetro, precisando los implantes estrechos menor volumen óseo horizontal y, por lo tanto, evitan-do cirugías extras en algunos pacientes. Se consideran implan-tes estrechos aquellos que su diámetro es inferior a 3,75 mm. Clásicamente, la indicación de estos implantes ha sido la reposi-ción de incisivos laterales maxilares, incisivos mandibulares y zonas donde el espacio óseo a rehabilitar presentase un espacio interdental menor de 6 mm3.
El enfoque que proponemos para evitar un mayor número de cirugías en pacientes con atrofias horizontales moderadas (volumen óseo residual en anchura de 4-5 mm) es el uso de los implantes de plataforma estrecha ferulizados para lograr una distribución biomecánica de la carga eficaz y eficiente, no siendo necesario el empleo de implantes de un diámetro mayor.

Material y métodos
Para analizar desde el punto de vista biomecánico el comportamiento de los implantes estrechos en diferentes situaciones de ferulización y de carga individual, hemos realizado un estudio por elementos finitos. Los elementos finitos son un método de cálculo utilizado en ingeniería, que se basa en considerar al cuerpo o estructura dividido en elementos discretos, con determina-das condiciones de vínculo entre sí, generándose un sistema de ecuaciones que se resuelve numéricamente y proporciona el estado de tensiones y deformaciones.

A través de ellos, hemos podido calcular la distribución de tensiones en el hueso de diferentes configuraciones de rehabilitaciones sobre implantes en atrofias horizontales. Hemos realizado cuatro supuestos con tres implantes ferulizados, variando los diámetros de estos implantes sometidos a carga sobre el implante distal, el central y el mesial, tanto vertical como a 30º (150 N de carga) para cada uno de los supuestos. Los implantes utilizados en cada uno de los ensayos fueron:

• Caso 1: tres implantes de 5 mm de diámetro (fig. 1).
• Caso 2: dos implantes (mesial y central) de 4 mm y uno distal
de 5 mm de diámetro (fig. 2).
• Caso 3: un implante mesial de 2,5 mm, uno central de 4 mm
y uno distal de 5 mm de diámetro (fig. 3).
• Caso 4: dos implantes (mesial y central) de 2,5 mm y uno
distal de 5 mm de diámetro (fig. 4).
Finalmente, se realizó sobre uno de los modelos (el caso número 4) la sección de la ferulización en la zona del implante más mesial y la carga se situó sobre éste para ver la distribución de tensiones cuando el implante trabajaba en solitario (fig. 5).

Resultados
Carga sobre el implante mesial:
La distribución de tensiones en el hueso del caso 1 y del caso 2 fue muy similar, no llegando en la carga a 30º a superar los 40 MPa. En los casos 3 y 4 (configuraciones con implantes estrechos), no se observan diferencias estadísticamente significativas entre la presencia de un implante mesial de 2,5 mm de diámetro o dos implantes (mesial y central) de este diámetro, encontrándose una dispersión de tensión a nivel óseo ligeramente superior a los 20 MPa para ambas situaciones y de 85 MPa en el caso 3 con carga a 30º y 90 MPa en el caso 4 con la misma carga (fig. 6).

Carga sobre el implante central:
La distribución de tensiones en el hueso del caso 1 y del caso 2 fue muy similar de nuevo, no llegando en la carga a 30º a superar los 40 MPa. En los casos 3 y 4 (configuraciones con implantes estrechos), no se observan diferencias estadísticamente significativas entre la presencia de un implante mesial de 2,5 mm de diámetro o dos implan-tes (mesial y central) de este diámetro, encontrándose una dispersión de tensión a nivel óseo ligeramente superior a los 30 MPa para el caso 4 y de 38 MPa en el caso 3 con carga a 30º y 70 MPa en el caso 4 con la misma carga (fig. 6). Estas cargas siguen siendo fisiológicas, no acumulándose tensión que produciría reabsorción ósea por sobrecarga en ningún punto (fig. 7).

Carga sobre el implante distal:
La distribución de tensiones en el hueso de los casos 1, 2 y 3 fue muy similar de nuevo, no llegando a superar los 40 MPa en la carga a 30º. En el caso 4, las tensiones fueron práctica-mente idénticas a los tres anteriores, con una distribución de tensión en el hueso ligeramente superior a 40 MPa para la carga a 30º. En cuanto a las cargas verticales, todos los valores fueron iguales (15 MPa) (fig. 8).

Carga con el implante mesial individualizado:
Al separar el implante mesial de la ferulización y realizar la carga sobre el implante de 2,5 mm de diámetro individualiza-do, las tensiones aumentan drásticamente, llegando a 75 MPa en carga vertical y 190 MPa en la carga a 30º.

> AVANCE DEL ARTÍCULO. Para poder descargártelo completo en PDF pulsa aquí.

Si quieres compartir...