Tratamiento de una paciente periodontal con un implante Straumann Pure Ceramic en un diente lateral

  • Dra. Xiana Pousa
  • 09 de Jul, 2018

Dra. Xiana Pousa

Los casos de restauración con implantes en el sector anterior suponen un gran reto debido al alto compromiso estético. Las complicaciones se incrementan en pacientes periodontales, en los cuales la aparición de diastemas y troneras y la migración de los dientes adyacentes dificultan la obtención de una sonrisa armoniosa que cumpla todos los parámetros estéticos.
Los implantes de la gama Pure Ceramic de la casa Straumann® son implan-tes cerámicos de dióxido de zirconio que nacen con el objetivo de ofrecer a nuestros pacientes un tratamiento más estético, natural y resistente. Entre sus características destacan la buena integración con la estética gingival gracias a su color marfil, que se asemeja al color natural del diente, y el comportamiento de los tejidos blandos, especialmente en biotipos finos y en pacientes periodontales, en los cuales existe una mayor probabilidad de aparición de recesiones gingivales en el tiempo, convirtiéndolos en la alternativa de elección para casos de gran requerimiento estético. Suponen, además, una innovación en el campo de la implantología. Calidad y resistencia han sido constatadas por numerosos estudios científicos. Asimismo, han demostrado una menor fijación de placa en su superficie, lo cual supone otra ventaja, especialmente en pacientes periodontales, y un factor importante para el éxito a largo plazo del implante.
Presentamos el caso de una paciente periodontal en el que elegimos colocar un implante Pure Ceramic® para reemplazar la ausencia del diente 22.
La paciente acude a la consulta demandando la reposición de su incisivo lateral, que ha afectado a la estética de su sonrisa. Tras la exploración clínica y las pruebas radiográficas, detectamos que presenta una periodontitis crónica generalizada avanzada activa, con bolsas periodontales mayores de 3 mm, sangrado y supuración en algunas localizaciones, y que deberá tratarse previamente a la colocación del implante.
Llevamos a cabo el tratamiento periodontal básico, que consiste en la realización de un estudio periodontal basal con fotos, serie radiográfica periapical y periodontograma. Procedemos despúes al raspado y alisado radicular de los cuatro cuadrantes, en dos sesiones separadas por una semana entre sí, einstrucciones en las técnicas de higiene oral y control de placa. Prescribimos clorhexidina al 0,2 % durante 15 días y al mes y medio hacemos la reevaluación periodontal.
Con el nuevo periodontograma a los 45 días nos aseguramos de que se ha restablecido la salud periodontal y que podemos proceder a la colocación del implante.
Realizamos un CBCT para comprobar la disponibilidad ósea y conocer la anatomía de la zona, lo que nos permite determinar las medidas del implante. Elegimos un modelo de 3,3 mm de diámetro, 12 mm de longitud y con un pilar incorporado de 4 mm que nos permitirá hacer la carga inmediata.
Colocamos el implante en su adecuada posición tridimensional y llevamos a cabo un provisional inmediato con KDM, empleando una llave de silicona realizada en la clínica a partir de un modelo de escayola donde enceramos el diente 22. A la semana, retiramos los puntos comprobando la adecuada cicatrización de los tejidos blandos. A las ocho semanas iniciamos la rehabilitación protésica.
Tomamos una impresión y elegimos el color ayudándonos de fotos y la guía VITA, para la elaboración de una corona de zirconio que cementamos a la semana siguiente. Logramos así el restablecimiento de la función, la estética y, por supuesto, la salud periodontal.
Recomendamos a la paciente el cumplimiento de un régimen de man-tenimientos espaciados cada seis meses, que permitirán mantener este resultado en el tiempo y garantizarán la estabilidad del nivel óseo en todos sus dientes y en el implante.

> AVANCE DEL ARTÍCULO. Para poder descargártelo completo en PDF pulsa aquí.

Si quieres compartir...