El mercado dental español supera la barrera de los 700 millones de euros

  • 27 de Ago, 2018

La edición de 2017 del estudio sectorial de Fenin “Dental Monitor”, elaborado por la firma Key-Stone, muestra que en el mercado dental español las ventas a usuarios finales (sell-out) ascendieron a un valor global de 713 millones de euros en 2016, frente a los 656 millones de 2015, representando un incremento del 8,7%.

Tras el fuerte crecimiento del mercado registrado en 2014 (+13,8%), debido al aumento del IVA al final del ejercicio, el valor total del negocio en 2015 tuvo un ligero descenso (–1,1%), particularmente acusado en el primer semestre del año. Los datos de 2016 muestran nuevamente una fuerte recuperación del mercado, que supera por primera vez la barrera de los 700 millones de euros.

En este análisis, el mercado se segmenta en diferentes categorías: equipamiento –que incluye todo tipo de equipos (sillones, mobiliario, instalaciones o sistemas de diagnóstico por imagen) y pequeña aparatología–; consumibles –para clínica y laboratorio y elaboraciones CAD-CAM–, y especialidades –centrándose en dos disciplinas en concreto: implantología y ortodoncia–.

De los 713 millones de euros correspondientes a las ventas a usuarios finales, la implantología representa el 30% del negocio (214,4 millones), una peculiaridad del mercado español, cuya ratio de implantes por habitante es más elevada que en el resto de los países europeos. A la par de esta categoría está el consumo para clínica, con 214,5 millones (30,1% del total). Mucho más lejos, pero con cifras reseñables, se encuentran los equipos de diagnóstico por imagen, con 54,3 millones (7,6%); la ortodoncia, que alcanza los 50 millones (7%), el consumo para laboratorio, con 48,8 millones (6,8%), y la aparatología para clínica, que llega a los 44,2 millones (6,2%). De la distribución del mercado llama la atención la importancia que han adquirido los equipos de diagnóstico por imagen, una familia que ha asumido una dimensión considerable a partir de 2014, con inversiones influenciadas por el incremento del IVA como fenómeno coyuntural, pero también por el incremento del nivel tecnológico de las clínicas y los laboratorios españoles.

Si se contempla en el estudio el apartado de “especialidades”, donde decíamos que se agrupa la implantología y la ortodoncia, lo que se aprecia es que existe un crecimiento lento y constante. En 2014 se llegó a los 246 millones (+6,2%), en 2015 a los 253 (+2,8%) y las cifras de 2016 alcanzan los 264 (+4,4%). Llama la atención que la tasa de crecimiento anual compuesto (CAGR) –valor de crecimiento promedio durante varios años– entre 2011 y 2016 es de sólo el 1,4%, que es muy inferior a la del consumible y de los equipos. Según se indica en el trabajo elaborado por Key-Stone, “el crecimiento reducido se debe particularmente a la bajada constante de los precios medios y al gran peso de algunas firmas del sector de la odontología corporativa”.

Si se profundiza un poco más en esta categoría de “especialidades”, el análisis permite ver que la implantología creció de 202,1 millones en 2014 a 206,8 millones en 2015 (+2,3%) y llega a los 214, 4 millones en 2016 (+3,7%). La tasa media compuesta (CAGR) entre 2011 y 2016 es del 0,9%. Por su parte, la ortodoncia muestra unos incrementos porcentuales más favorales: en 2014 llega a los 44,2 millones, aumenta un 5% en 2015 para alcanzar los 46,4 millones y en 2016 se sitúa en 50 millones de euros con una subida del 7,9. En su caso, el índice CAGR es del 3,4%.

Si quieres compartir...