Premios y sorpresas

  • Nº 207 MARZO DE 2017
  • 02 de Mar, 2017

El mes de febrero, el de Santa Apolonia, suele dedicarse en nuestro sector, fundamentalmente a través de las celebraciones colegiales, a la confraternización, las relaciones sociales y, como no podía ser de todo modo, a los reconocimientos, tanto a quienes han despuntado por un hecho singular, como puede ser una investigación, una publicación de impacto o una labor humanitaria, como a quienes acumulan una larga historia de dedicación a sus pacientes. Tampoco nos olvidamos en estos días de los nuevos integrantes de la profesión, la mayor parte de ellos jóvenes que aportan una gran dosis de ilusión, lo que viene muy bien en estos tiempos cambiantes en los que abundan las reclamaciones y las quejas. Muchos aspectos deberían revisarse para poder desarrollar una Odontología como la que desea la mayoría de los dentistas españoles, pero resulta muy positivo observar también la perspectiva de quienes comienzan su andadura en el sector y que, pese a las dificultades, lo hacen con ambición y alegría.

Este mes ha sido especial para muchos profesionales, pero también para MAXILLARIS, que ha recibido del Colegio de Dentistas de Las Palmas el premio Santa Apolonia en la modalidad de Comunicación. Esta organización colegial está realizando, desde hace años, un encomiable esfuerzo por acercar la Odontología a la población, así como por defender tanto a la profesión como a sus miembros. Por ser una entidad singular y para muchos un ejemplo de apoyo a la comunicación, para MAXILLARIS recibir su premio representa un motivo de gran satisfacción.

Pero más allá de los reconocimientos y las celebraciones, el mes de febrero ha tenido como acontecimiento cumbre la tercera edición del Congreso Bienal del Colegio de Dentistas de la I Región (COEM). Una vez más, los organizadores han conseguido que las pantallas de los cines Kinépolis –de los más grandes de Europa– se plaguen de dientes, encías, cirugías y aparatología odontológica. Fue espectacular lo proyectado, pero casi más el amplio seguimiento que a todo ello brindaron los propios profesionales. Nada menos que 2.000 personas llenaron las salas reservadas para este congreso. El COEM ha conseguido no sólo innovar con su congreso sino, lo que es más importante, mantenerlo y consolidarlo en el panorama congresual español.

En general, podemos afirmar que el mes de febrero ha transcurrido con buenas noticias en el sector, aunque también procede indicar que se han producido algunos casos de intrusismo. Pese a los esfuerzos de muchos, aún hay quien juega con la salud de los pacientes para satisfacer sus intereses económicos. Pero si estos casos de intrusismo son graves, hemos de reconocer que el premio a la noticia más negativa del mes se lo podemos conceder a una decisión judicial, en concreto al sobreseimiento provisional y el archivo del caso Funnydent. De momento, el abandono de los pacientes y los profesionales afectados por el cierre inesperado de esta cadena de clínicas ha quedado reducido a un caso de “mala gestión”. Una vez más, los profesionales, y también los pacientes, no salen de su asombro con la manera de entender la Justicia que tienen algunos representantes de la misma.

Si quieres compartir...   

Para escribir un comentario debes ser usuario registrado. Inicia Sesión con tu usuario y contraseña o Regístrate.