La gerodontología y la medicina oral muestran sus confluencias en una reunión conjunta

  • De izquierda a derecha, los doctores Rafael Segura, José López, María Luisa Somacarrera, Rocío Cerero, Leticia Bagán y Andrés Blanco.
  • 30 de Nov, 2017

El pasado 24 de noviembre, el campus de Villaviciosa de Odón (Madrid) de la Universidad Europea acogió una innovadora reunión conjunta entre dos sociedades científicas de similar tamaño y trayectoria: la Sociedad Española de Gerodontología (SEGER) y la Sociedad Española de Medicina Oral (SEMO). Este encuentro, iniciativa de la doctora María Luisa Somacarrera (vicepresidenta de la SEGER), contó con la participación de tres ponentes de reconocida fama, los doctores Rafael Segura, expresidente de la SEMO; Andrés Blanco, de la Universidad de Santiago de Compostela, y Leticia Bagán, de la Universidad de Valencia. Además, se programó una exposición de casos clínicos, coordinada por los doctores Rosa López (Universidad Complutense de Madrid), Eugenio Velasco (Universidad de Sevilla) y Antonio López (Universidad Rey Juan Carlos, de Madrid). 
 
Tal y como señaló en su intervención el doctor Segura, la gerodontología y la medicina oral son dos caras de una misma moneda en el paciente anciano. En su ponencia, este profesional repasó un gran número de patologías relacionadas con los problemas derivados de la limitación de la capacidad psicomotriz y con los condicionantes económicos o psicológicos de los pacientes. Según explicó a Maxillaris el doctor José López López, presidente de la SEGER, “mu­chas de las patologías que afectan a las personas mayores son del ámbito de la medicina oral, como por ejemplo la boca seca, el cáncer o la boca ardiente. Los profesionales, y sobre todo los jóvenes, se deben dar cuenta de que la boca no sólo son dientes”. A este respecto, la doctora Rocío Cerero, presidenta de la SEMO, remarcó que “las lesiones orales son un aspecto fundamental de la Odontología y en los ancianos cobran un sentido aún mayor que en otros colectivos”.
 
En la reunión se dieron cita 180 asistentes, muchos de ellos alumnos de la Universidad Europea, pero también estudiantes de posgrados de diversas universidades españoles. “No es fácil que la gente joven se sienta atraí­da por la gerodontología o la medicina oral, porque la rentabilidad económica no es como en otras disciplinas, pero sí es cierto que en las últimas reuniones estamos viendo un interés creciente por estas temáticas”, afirmó el doctor López. En este sentido, la doctora Cerero remarcó que el papel de sociedades como la SEMO o la SEGER no es sólo facilitar la divulgación científica entre los profesionales, sino “ir más allá y concienciar a los compañeros para que se valore el diagnóstico de un caso, puesto que es la parte más importante”. Durante la reunión, el doctor Blanco hizo especial hincapié en la importancia del diagnóstico precoz: “El cáncer oral es evitable, porque la boca se puede explorar, y sin embargo seguimos viendo muchos carcinomas en estadios avanzados. Debemos hacer autocrítica y tomar conciencia de que, independientemente de la disciplina que ejerzamos, los dentistas somos médicos de la boca”. 
 
Aunque parte de la reunión se centró en el diagnóstico del cáncer, el doctor López señaló que hoy en día se está investigando en muchas más áreas que son confluencia de la medicina oral y la gerodontología. “Por ejemplo, la afectación en la boca de las enfermedades sistémicas o toda la repercusión de la enfermedad periodontal en el paciente anciano. La investigación tarda en dar sus resultados, pero se está haciendo gracias al esfuerzo de muchos grupos de trabajo, muchos de ellos con la colaboración de diferentes universidades”. 
 

Si quieres compartir...