El doctor Eduardo Anitua presenta en Expodental el libro Implantes cortos y extracortos

  • El doctor Anitua (izquierda) estuvo acompañado en la presentación por el doctor Óscar Castro, presidente del Consejo General de Dentistas.
  • 06 de Abr, 2018

Coincidiendo con la celebración de Expodental en Madrid, el pasado 15 de marzo el doctor Eduardo Anitua, director del University Institute for Regenerative Medicine and Oral Implantology de la Universidad del País Vasco y director científico de BTI, presentó en la feria el libro Implantes cortos y extracortos, en el que ha trabajado durante más de siete años. Tal y como señaló este reconocido profesional, “es un libro que rompe esquemas, porque ahora ya sabemos que muchos de los conceptos convencionales de la implantología eran erróneos”. En este sentido, durante la presentación, que contó con el apoyo del Consejo General del Dentistas, el doctor Anitua detalló una serie de conclusiones a las que ha llegado en la elaboración de este libro. Así, destacó que la modificación de las propiedades de las superficies de los implantes de titanio ha llevado a mejoras en la osteointegración y a la reducción de la tasa de fracasos, “se ha demostrado que el incremento de la microrrugosidad afecta a nivel celular y permite mejorar el anclaje mecánico del implante y, con ello, su estabilidad, reduciendo el riesgo de periimplantitis”.

En cuanto a cómo conseguir la estabilidad primaria, el doctor Anitua indicó que, en el pasado, con el uso de imágenes 2D, ésta se buscaba con la biocortilización en sentido apicocoronal. “Este anclaje obligaba a la inserción de implantes de gran longitud para llegar a los dos puntos de anclaje”. Pero hoy ya está al alcance de los profesionales la alternativa de los implantes cortos, “con estudios biomecánicos hemos comprobado que en un implante correctamente integrado únicamente transmiten carga al hueso circundante las tres primeras espiras”, afirmó el doctor Anitua. En su exposición, remarcó que “actualmente, la tendencia es la selección de un implante de un diámetro mayor para conseguir el anclaje cortical por la anchura y no por la longitud. Además, el incremento del diámetro nos ayuda a lograr una mejor distribución de las tensiones desde el cuello del implante hacia el hueso crestal, incluso en las cargas inclinadas”. Gracias a estos conocimientos y a haber realizado estudios con 12 años de seguimiento y un 99% de éxito, hoy es posible colocar implantes de 4,5 milímetros con conexión externa y de 5,5 milímetros con conexión interna, “vamos hacia lo más predecible y lo menos invasivo; por ejemplo, en sectores posteriores con 4 milímetros de hueso sólo necesitaremos hacer una pequeña elevación transalveolar sin recurrir a elevaciones de seno”, confirmó el doctor Anitua.

En el libro, que se divide en 11 capítulos y cuenta con abundante iconografía y numerosos casos clínicos, también se describen en profundidad aspectos como el fresado biológico (a bajas revoluciones y sin irrigación) o la biomecánica implantológica. Asimismo, se aborda de manera detallada la parte protésica de las rehabilitaciones implantológicas, reseñando en este apartado la adaptación de las diferentes superficies a los tejidos y describiendo las ventajas del concepto Bioblock.

Si quieres compartir...