Responsable de Formación del grupo Best Quality Dental

Doctor Ion Zabalegui Andonegui

  • Contenido certificado por BQDC
  • 08 de Ene, 2015

Contenido certificado por BQDC

BQDC es un grupo formado por profesionales de referencia. ¿Con qué objetivos se planifican las diferentes propuestas formativas dentro de la organización?

Los objetivos generales del grupo se resumen en ser mejores en nuestro trabajo y en la atención a nuestros pacientes, y ese es el mismo principio que guía nuestras propuestas formativas, para lo que buscamos en el panorama nacional los temas que, por consenso, nos parecen más innovadores. 
 
¿Qué alicientes formativos tiene ser miembro de BQDC? 
La ventaja es que el grupo participa en la sugerencia de los temas en los que queremos formación, en paralelo a la que recibimos en las diferentes sociedades científicas con las que, en el marco individual, cada miembro participa. El debate interno es fluido, en grupos de personas que se conocen y que carecen de las restricciones sociales que a veces, por pudor, impiden un debate real.
 
¿Es la formación el gran baluarte para sobrevivir con éxito en el mercado odontológico actual? 
Independientemente de la corriente de trabajo a la que pertenezca un profesional, la formación continua es el pilar para el mantenimiento actualizado del conocimiento. En nuestra profesión, afortunadamente, el conocimiento está evolucionando a la misma velocidad que la vida misma. Por otro lado, aquellos profesionales que quince años después siguen haciendo lo mismo en su trabajo, sin adaptarse a los rápidos cambios que nos rodean, tienen su futuro profesional muy condicionado. No es sorprendente ver que algunos de ellos tienen dificultades para seguir con el ritmo de siempre. 
 
¿De qué manera influyen en los dentistas del grupo las conclusiones de los workshops que desa­rrolla BQDC? 
Cada uno es libre de adaptar los conocimientos a sus protocolos, puesto que no intentamos imponer un modelo de tratamiento único, sino una filosofía del cómo hacer las cosas, para que los resultados no sólo sean óptimos sino que además el paciente lo perciba.
 
¿Cuál debe ser la labor divulgativa de esta entidad? 
El ideario del grupo incluye mejorar y compartir, tanto entre noso­tros como con el resto de la población odontológica, pero sin olvidarnos de la ciudadanía, que es el perceptor final de la mejora continua a la que nos comprometemos. A este nivel, estamos haciendo un esfuerzo a través de las redes sociales y nuestra web para llegar poco a poco al mayor número posible de personas que muestren interés por los temas que divulgamos. 
 
¿De qué manera participan los miembros de BQDC en los workshops que organiza la marca? ¿Es complejo llegar al consenso en temas científicos donde hay estudios y posturas de diversa índole?
Nosotros no queremos usurpar el papel que la divulgación científica transmite, sino intentar recoger esos contenidos y buscar la manera de adaptarnos a la evidencia existente, que efectivamente es múltiple, y a veces contradictoria. A eso sí que le podemos sumar la enorme experiencia que nuestros asociados tienen para enfocar los aspectos clínicos de la manera más racional posible. Los asociados participamos tanto como revisores de la literatura como en comisiones de consenso de los temas debatidos, contando con una amplísima participación cada vez que se convoca.
 
¿Sobre qué materias es preciso establecer protocolos de tratamiento? ¿Cuáles serán los siguientes informes de consenso?
No sólo son necesarios protocolos de tratamiento, sino que también es importante establecer protocolos de actuación, de atención al paciente desde que contacta por primera vez con noso­tros hasta que terminamos los tratamientos. En ese sentido, hemos desarrollado manuales de actuación y perseguimos inculcar a todos nuestros equipos la necesidad de implementarlos para, de alguna manera, ofrecer lo mejor de nosotros mismos a nuestros pacientes.
Los siguientes informes de consenso que se van a publicar están relacionados con temas controvertidos en la terapéutica con implantes, como son los tipos de superficies, los tipos de conexión, la necesidad de interfaces o no en forma de pilares protéticos, analizados con los datos que disponemos publicados en las revistas científicas, y consensuados por un grupo de expertos con amplia experiencia.
 
Bajo su punto de vista, ¿qué materias científicas cree que van a tener un mayor desarrollo en el futuro?
Creo que las herramientas de diagnóstico, de la mano de la alta tecnología, han evolucionado rápidamente en los últimos años. Así, si pensamos en la tecnología de imágenes 3D para el diagnóstico, destacaría los programas de tratamientos virtuales, la tecnología de toma de impresiones digitales, el diagnóstico oclusal o el microbiológico. Todos ellos tienen aún margen de mejora. 
Y los nuevos materiales de restauración y el cambio de paradigma en la reconstrucción protésica adhesiva, siendo más conservadores y respetuosos con los tejidos que hace tan sólo unos años, sin duda van a suponer una nueva revolución junto con el resto de los tratamientos mínimamente invasivos que todas las disciplinas están desarrollando.
 
Además de los workshops, BQDC también prepara la celebración de un simposio próximamente. ¿Con qué objetivos se plantea? 
Queremos compartir con todos los profesionales y los compañeros estos conocimientos que vamos debatiendo. De ahí que plasmemos en medios como éste las conclusiones de nuestras reuniones. En este sentido, estamos organizando el primer Symposium BQDC, dirigido especialmente a nuestros compañeros más jóvenes y con menos experiencia. Para ellos estamos desarrollando un programa de protocolos de actuación en pacientes con implantes, desde el diagnóstico en la actualidad hasta el tratamiento del día a día. Y queremos que sea asequible a todos ellos, siendo conscientes de su situación actual y de las dificultades que se están encontrando para su desarrollo profesional.

Si quieres compartir...