El doctor Jaime Jiménez entrevista al doctor Steigmann

  • 03 de Dic, 2018

¿Considera que Europa está practicando un tipo de implantología acorde con las necesidades reales de la población?

Debemos tener claro que las necesidades de la población son diferentes de un país a otro y de una región a otra en el mundo. Las exigencias funcionales y estéticas son dispares. Por ejemplo, en países como Alemania los pacientes se centran principalmente en la función masticatoria y en la estética, mientras que en Brasil la estética es el enfoque primario. Como consecuencia, las opciones de tratamiento son diferentes.

¿Cuáles son sus criterios a la hora de aplicar la regeneración ósea o la cirugía reconstructiva de tejidos blandos alrededor de los implantes dentales?

Es una pregunta muy amplia que no tiene una respuesta concreta, puesto que habría que diferenciar entre los posibles propósitos. Si el enfoque principal es la función en la reconstrucción de los procesos de masticación, preferimos tener muy buen soporte óseo para nuestros implantes. Sin embargo, si los implantes están en la zona estética, además de la reconstrucción del hueso, debemos mantener la arquitectura de los tejidos blandos de nuestro paciente. En la zona no estética el propósito es principalmente funcional, mientras que en la parte estética deberemos añadir al tratamiento el abordaje de los tejidos blandos con la ayuda de la llamada cirugía mucogingival.

¿Cree que los profesionales están dedicando suficiente atención a los tejidos blandos en el marco de los tratamientos con implantes?

No, en absoluto. Sé que la mayoría de los dentistas del mundo se centran principalmente en la osteointegración, lo que significa que quieren implantar para integrar cuatro funciones. Sin embargo, ignorar la calidad y la cantidad de los tejidos blandos conduce no sólo a deficiencias estéticas, sino también a la periimplantitis futura.

En el campo de la implantología se constata que cada vez más empresas están lanzando al mercado sus productos de regeneración ósea. ¿Cuáles son sus predicciones con respecto a esta tendencia?

Creo que ésta es una buena tendencia. Los implantólogos necesitamos productos de regeneración para el hueso y el tejido blando, de cara a que se puedan colocar implantes en pacientes anatómicamente comprometidos y restaurar la estética sin tener que usar hueso del paciente en cirugías complicadas como en el pasado.

Para muchos profesionales dedicados a la implantología o la periodoncia gran parte de su día a día se centra en la lucha contra la periimplantitis. ¿Cómo se puede atajar esta patología? ¿Qué novedades está habiendo al respecto?

Por ahora no puedo dar una respuesta al respecto. Actual­mente, hay diferentes abordajes que intentan buscar una solución a este gran problema que cada vez llama más nuestra atención. Creo que también en este campo la calidad de los tejidos blandos juega un papel importante. Cuando tratamos la periimplantitits, nos centramos principalmente en limpiar la superficie inclinada y regenerar el hueso; sin embargo, creo que mejorar la calidad de los tejidos blandos ayudaría mucho. Algunos compañeros de profesión y yo encontramos que tener más encía queratinizada ayuda en el tratamiento de la periimplantitis.

Como experto en implantología, ¿cuál es su visión sobre la evolución clínica lograda de cara a satisfacer al paciente de implantes dentales que también desea un excelente resultado estético?

Esto requiere mucha educación y más enfoque en la arquitectura gingival. El diseño plano de la incisión adecuada y la sutura deben estudiarse de manera diferente desde el principio. Esto es lo que intentamos enseñar todos los días. Queremos cambiar la forma en que se realiza la cirugía básica para los implantes situados en una zona estética (implantes estéticos). Para dar un ejemplo, la posición, la profundidad y la angulación de la incisión son totalmente diferentes para los implantes dentales en la zona no estética frente a la estética.

¿Qué diferencias observa, en términos de formación en el área de la implantología, entre Europa, Norteamérica y otras regiones del mundo?

Hay una gran diferencia en la forma de enseñar entre Europa, Estados Unidos y Asia. Las divergencias también son considerables entre los diferentes países europeos. En algunas naciones se preocupan más por la prótesis sobre el implante y en el diseño de las mismas, mientras que en otras se interesan más por la integración del implante. Nosotros, que contamos con un fuerte entrenamiento en periodoncia y una larga historia en este campo, nos centramos más en la cirugía de tejidos blandos. Los médicos asiáticos tienen el desafío de que sus pacientes cuentan con una anatomía diferente y un grosor distinto de tejido y biotipo, por lo que en consecuencia tienen que cambiar la cirugía; por ende, la educación también es dispar.

 

Si quieres compartir...