Diagnóstico anatomopatológico

Xantoma verruciforme (I). Etiología y clínica

  • Dr. Germán Esparza Gómez
  • 06 de May, 2013

Dr. Germán Esparza Gómez

Descripción del caso

Un varón de 29 años acude a la consulta refiriendo que hace varios meses le apareció una pequeña lesión en la lengua que aún persiste, aunque no le produce ninguna molestia. Este paciente no fuma y tampoco tiene antecedentes médicos de interés.
 
En la exploración, se observó en el borde lateral izquierdo de la lengua, en el tercio posterior, una lesión exofítica, de color blanco-amarillento, con superficie de aspecto verrucoso. Era de forma ovalada, de 6 x 2 mm, sésil, bien delimitada y asintomática.
 
Se procedió a realizar una biopsia escisional, cuya muestra se remitió para su estudio histopatológico.

Comentarios

El xantoma verruciforme es una lesión hiperplásica de los epitelios, benigna y poco frecuente, que se caracteriza por la acumulación de unas células típicas cargadas de lípidos en el conectivo subyacente. Fue descrita por primera vez en 1971. Durante bastante tiempo, se consideró que sólo se presentaba en la cavidad oral, aunque posteriormente se publicaron casos de aparición en genitales y en la piel.

Su etiología es desconocida. Aunque el aspecto papilar de su superficie pudiera relacionarla con el virus del papiloma humano (VPH), tan sólo se han aislado en algunos pocos casos y no puede asignárseles ningún papel en su patogenia. Tampoco mecanismos inmunológicos o inflamatorios parecen explicarla. Quizás represente una reacción anómala a un trauma epitelial.

Suele presentarse más frecuentemente en varones, de raza blanca, entre los 40 y los 70 años de edad. Puede asentarse en cualquier localización de la cavidad oral, pero es más frecuente en el margen gingival o la encía. A estas zonas les siguen, por orden de frecuencia, el paladar duro, la lengua, la mucosa yugal/el fondo de vestíbulo, el suelo de la boca, el paladar blando y el labio inferior.

Suele ser una lesión solitaria, aunque se han descrito algunos casos de localización múltiple y otros asociados a trastornos del epitelio, como liquen plano, lupus eritematoso, carcinomas, pénfigo, etc.

Desde el punto de vista clínico, se presenta como una lesión exofítica, sésil, muy bien delimitada, ligeramente elevada, de color blanco o amarillento y con la superficie verrucosa. No suelen sobrepasar los 2 cm de dimensión máxima.

Su interés para el odontólogo o el estomatólogo radica en que en la apariencia es muy similar a lesiones como el papiloma escamoso, la verruga, el condiloma acuminado, el carcinoma exofítico precoz o el carcinoma verrucoso.

 

 

> AVANCE DEL ARTÍCULO. Para poder descargártelo completo en PDF pulsa aquí.

Si quieres compartir...