Los desgastes y su tratamiento etiológico. Parte II: la guía canina

  • Doctor Manuel Cueto.
  • 01 de Mar, 2019

Doctor Manuel Cueto.

Los caninos son los dientes más largos de nuestro aparato masticatorio. La razón es porque son los dientes con más propioceptores. Con ellos, los caninos perciben dónde está su antagonista y cuándo este se acerca, promueven la apertura de la boca o el descendimiento de la mandíbula –que es lo mismo–, evitando el choque entre ambos. Esto previene el desgaste de estos dientes, pero también evita los contactos de los premolares y molares en el lado contralateral (de balanceo) y de las cúspides de los dientes de su mismo lado (trabajo).
Si la guía anterior es importante en la protección de los grupos posteriores en una oclusión mutuamente protegida, la guía canina también lo es para proteger especialmente a los molares y premolares contralaterales, pero también a los homolaterales.
Vamos a mostrar cómo se puede restaurar una guía canina de un modo sencillo pero eficaz en una paciente joven, pero que presenta desgastes en las cúspides de sus dientes.

> AVANCE DEL ARTÍCULO. Para poder descargártelo completo en PDF pulsa aquí.

Si quieres compartir...