Diagnóstico y tratamiento de una sensibilidad posoperatoria

  • Dr. Manuel Cueto
  • 30 de Ago, 2019

Dr. Manuel Cueto

No es extraño que después de realizar un tratamiento restaurador en un diente el paciente refiera molestias, sobre todo con el frío. Acudir a la explicación de que, como cualquier acción quirúrgica sobre un órgano, es normal que tras la manipulación se produzca un posoperatorio más o menos desagradable, puede reducir la ansiedad del paciente, pero el profesional debe saber que son otras las causas que lo producen.

Una de ellas puede ser el fresado, sobre todo si se hace sin refrigeración. Otra causa es la desecación de la dentina, ya que hay que pensar que secar la dentina es una maniobra imposible, porque en los túbulos dentinales siempre hay fluido que extraeremos, haciendo que desde la cámara pulpar se bombee más fluido y de ese modo disminuya la presión intrapulpar. Incluso el agua con la que refrigeramos hace que aumente la presión intrapulpar, porque penetra en la cámara dado que el complejo pulpar se comporta como un fluido hiperosmolar y la dentina como una membrana semipermeable.

Pero en otros casos, como el que ahora describiremos, el dolor posoperatorio se debe a una ausencia de adhesión en los márgenes de la restauración.

> AVANCE DEL ARTÍCULO. Para poder descargártelo completo en PDF pulsa aquí.

Si quieres compartir...