BOPT: una técnica óptima para el retratamiento en prótesis dental fija. Estudio prospectivo a 4 años

  • Dr. Rubén Agustín Panadero y Dra. Blanca Serra Pastor
  • 26 de Oct, 2020

Dr. Rubén Agustín Panadero y Dra. Blanca Serra Pastor

Introducción y objetivos

La prótesis fija sobre dientes es uno de los tratamientos estéticos por excelencia en odontología. Para alcanzar un buen resultado estético no es suficiente realizar una restauración óptima, sino también conseguir una relación saludable entre la prótesis y los tejidos periodontales circundantes. Una de las complicaciones más frecuentes a lo largo del tiempo en prótesis fija, y que más preocupa a los clínicos, es la migración del margen gingival, que supone un compromiso estético, sobre todo en restauraciones en el sector anterior. Este suceso está asociado, en gran medida, a efectos iatrogénicos relacionados con la prótesis fija, como el ajuste, la localización del margen gingival o el tipo de preparación dental, entre otros.

Los efectos del paso del tiempo en nuestros tratamientos (recesiones, inflamación gingival crónica o deterioro de la restauración) impulsan al clínico y al paciente a realizar un retratamiento de la prótesis fija, con el fin de solventar dichos problemas. Pero ¿realizaríamos ahora el mismo tratamiento que hace unos años? A día de hoy, sabemos que el material de elección para prótesis fija en el sector anterior sería totalmente cerámico, pero ¿y la técnica de preparación dental? ¿Modificaríamos la geometría y directrices de una preparación dental de hace 20 años?

En la actualidad, la odontología ha evolucionado enormemente, desarrollando nuevos materiales y técnicas para mejorar el pronóstico y la estética de nuestros tratamientos. La técnica de preparación orientada biológicamente (BOPT) surgió de la inquietud por encontrar una forma de preparación dental que, a diferencia de las preparaciones horizontales convencionales, proporcionara estabilidad y salud al tejido gingival peridentario a lo largo del tiempo. Esta preparación dental consiste en un tallado vertical sin línea de terminación asociado a un curetaje rotatorio del surco gingival5,6. La experiencia clínica con esta técnica ha demostrado que se produce un aumento del grosor gingival y se obtiene una óptima salud y estabilidad de los tejidos blandos, obteniendo mínimas tasas de migración gingival a medio plazo.

Desafortunadamente, no existe evidencia suficiente acerca de esta técnica. Son necesarios más estudios clínicos longitudinales a medio y largo plazo, por lo que se ha desarrollado este trabajo de investigación para evaluar el comportamiento clínico del tejido periodontal ante restauraciones de recubrimiento completo de circona sin línea de terminación, para ver si los resultados son predecibles al cabo de cuatro años de seguimiento.

Para leer el artículo completo regístrate (gratis).

Si quieres compartir...