El 80% de los dientes que salen de la boca tras un traumatismo puede reimplantarse con éxito