Los expertos advierten de que las penas por intrusismo profesional en odontología siguen siendo muy leves y no tienen carácter disuasorio

  • 30 de Jun, 2015

El Consejo General de Dentistas celebró el 11 de junio en Madrid la X Jornada de Información Odontológica, bajo el título “El intrusismo profesional, consecuencias en la odontología”, en la que participaron Ricardo de Lorenzo y Montero, presidente de la Asociación Española de Derecho Sanitario; Enrique Peñaranda Ramos, catedrático de Derecho Penal de la Universidad Autónoma de Madrid; el doctor Ángel Rodríguez Brioso, presidente de la Comisión de Intrusismo Profesional del Consejo General de Dentistas, y el doctor José Antonio Zafra Anta, vicepresidente del Consejo General de Dentistas. 

 
Durante la jornada, moderada por el doctor Honorio Bando Casado, profesor honorario de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid, se pusieron de manifiesto las graves consecuencias que tiene el intrusismo profesional en el ejercicio de la odontología, ya que lo que se está poniendo en riesgo es la salud tanto oral como general de la población. Todos los ponentes coincidieron en que la última reforma del Código Penal, que entra en vigor el día 1 de este mes, introduce tan solo ligeras modificaciones en el ámbito sanitario y que éstas siguen sin ser suficientes para reducir el elevado número de infracciones que se producen en el ámbito de la Odontología española. A pesar de los cambios introducidos, las penas siguen siendo muy leves e incluso “ridículas”. 

 
También se expuso que tanto los pacientes como los propios profesionales no suelen denunciar este tipo de delitos y que es la organización colegial la que normalmente realiza las denuncias. En este sentido, se recordó que el intrusismo es un delito perseguible de oficio, por lo que las autoridades competentes deberían ser más eficientes a la hora de intervenir. Del mismo modo, una mayor cooperación por parte de los pacientes a la hora de denunciar estos casos contribuiría a detectar más delitos y perseguirlos. Uno de los aspectos apuntados fue el notable desconocimiento sobre la trascendencia que tiene el intrusismo en la odontología en relación con sus riesgos y consecuencias sanitarias. “Este desconocimiento se produce en la población general, pero también en los legisladores, jueces e incluso en los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado”, apuntó el doctor Rodríguez Brioso. 
 
Otra de las preocupaciones que se pusieron sobre la mesa fue la disparidad de criterios en la toma de decisiones administrativas en las diferentes comunidades autónomas, así como la lentitud en el sistema de justicia, ya que desde que se denuncia el hecho hasta que se dicta sentencia pueden pasar hasta 22 años. En cuanto a los profesionales que más incurren en intrusismo profesional en el ámbito de la odontología, se advirtió que los protésicos dentales están detrás del 90% de los casos, a pesar de que ambas profesiones están claramente reguladas y la legislación permite distinguir con nitidez los requisitos de titulación y las competencias profesionales tanto del dentista como del protésico.
 
Pie de foto: De izquierda a derecha, el doctor Ángel Rodríguez, Ricardo de Lorenzo, el doctor José Antonio Zafra, Enrique Peñaranda y el doctor Honorio Bando.

 

Si quieres compartir...