Dos nuevos estudios vinculan las maloclusiones con el control postural en posición estática y en movimiento

  • 30 de Sep, 2016

Dos nuevos trabajos de investigaciones desarrolladas conjuntamente por equipos de la Universidad de Barcelona y la Universidad de Innsbruck (Austria) han servido para confirmar la relación entre la mordida y el control postural, algo que se convierte en especialmente determinante en el rendimiento de los deportistas y en personas con situaciones de inestabilidad o fatiga postural. En los estudios, publicados en Motor Control y Neuroscience Letters, se concluye que la corrección de las maloclusiones mejora el control postural tanto en equilibrio estático como en dinámico. El interés por estudiar la relación entre el sistema estomatognático y el control postural ha aumentado en los últimos años, ya que se cree que puede haber una relación neurofisiológica (por la influencia recíproca entre el nervio trigémino, responsable de la función masticatoria, y el núcleo vestibular, que controla el equilibrio, así como entre los músculos masticatorios y cervicales).

Si quieres compartir...