Los casos de caries graves en la primera infancia se asocian con desequilibrios en el microbioma oral

  • 02 de Feb, 2017

Investigadores de la Universidad de Manitoba, en Winnipeg (Canadá), han vuelto a demostrar el vínculo entre la composición del microbioma oral, desde los primeros años de vida, con un mayor o menor riesgo de caries graves. Así, los menores con casos graves de caries en la primera infancia tenían una concentración significativamente mayor de microorganismos cariogénicos que aquellos que no tenían caries. 
 
En el trabajo de investigación, presentado recientemente en la reunión anual de la American Association for Dental Research (AADR), en Los Ángeles (Estados Unidos), se analizaron las muestras de saliva y de la placa dental de medio centenar de niños con un nivel importante de caries y de otros libres de caries (grupo control). Todos ellos de la provincia canadiense de Manitoba que aún no habían cumplido los seis años de edad. Los resultados constataron la ausencia de diferencias en la edad, el consumo de dulces o el sexo de los niños en relación con la presencia de caries, aunque sí se observó que los menores con caries dejaron de usar el biberón más tarde que los que no tenían caries y que la diferencia en las características del microbioma no estaban en las especies de microorganismos presentes, sino en sus concentraciones. Así, los niños con caries tenían niveles mucho mayores de Streptococcus mutans, a la vez que una cantidad hasta tres veces menor de Streptococcus sanguinis, el microorganismo que compite con el primero pero no causa caries, y de bacterias del género Veillonella, que están estrechamente ligadas al metabolismo de la Streptococcus mutans.

Si quieres compartir...