El Consejo General de Dentistas y el COEC, contrarios al Servicio de Dentista Municipal de Barcelona

  • 17 de Ene, 2019

El pasado 16 de enero, la Comisión de Derechos Sociales, Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Barcelona aprobó los primeros trámites para poner en marcha el servicio de dentista municipal de la ciudad, el primero en todo el Estado, aunque el proyecto se debatirá y votará en el pleno municipal de marzo. El objetivo de esta medida, según se afirma desde el Consistorio, es ofrecer un servicio de Odontología con precios un 40% inferiores a los que existen actualmente y atender a 36.000 personas al año.

El servicio dependerá de la empresa pública BSM, que gestiona aparcamientos en Barcelona, y contará con un local de 200 metros cuadrados y 23 trabajadores (dentistas, auxiliares, higienistas, etc.), así como con una inversión inicial de 500.000 euros.

La reacción del Colegio de Dentistas de Cataluña (COEC), presidido por el doctor Antoni Gómez, es de total desacuerdo. En un comunicado ha denunciado que el Ayuntamiento de Barcelona “no haya querido promover la interlocución ni el consenso con los agentes implicados antes de hacer público un proyecto de esta naturaleza”. Del mismo modo, se pone en duda la veracidad de los precios y del número de pacientes que supuestamente se atenderán en esta clínica del Ayuntamiento: “Podemos estar frente a otro caso de publicidad engañosa, pero esta vez bajo un paraguas municipal”.

Ante esta nueva situación, el doctor Óscar Castro, presidente del Consejo General de Dentistas, ha respaldado al 100% al COEC y tilda la propuesta de medida electoralista. “La iniciativa del dentista municipal de Barcelona no es verdadera solidaridad, puesto que se va a cobrar a los pacientes por los tratamientos”. El doctor Castro, al igual que ha hecho el COEC, recuerda que en España existen 13 clínicas solidarias, una de ellas en Barcelona –en colaboración con Cruz Roja–, que dependen de los Colegios Oficiales de Dentistas y que están avaladas por la organización colegial. “Las personas con peor situación económica son atendidas y tratadas en estas clínicas por dentistas voluntarios de una forma totalmente gratuita. Eso es solidaridad. Poner en marcha una clínica municipal gestionada por una empresa ajena al sector odontológico con el reclamo de ser un servicio social para los más necesitados es un auténtico despropósito y puede desembocar en un escándalo como el de iDental, dejando miles de pacientes damnificados”, ha afirmado el doctor Castro.
Asimismo, el presidente del Consejo General de Dentistas se pregunta quién asumirá la responsabilidad de esta clínica municipal y qué pasará con los pacientes si Ada Colau no es reelegida como alcaldesa de Barcelona en las próximas elecciones.

Si quieres compartir...